ERMITA DE TREVIÑO (Adahuesca. Huesca).



ERMITA  NUESTRA SEÑORA DE TREVIÑO (Adahuesca. Huesca). 


Volviendo de visitar la Colegiata de Santa María en Alquézar decidí acercarme a una pequeña iglesia en la población de Adahuesca. El templo se encuentra, entre viñedos y olivos, a unos dos kilómetros de la pequeña localidad. Lamentablemente es el único resto que queda de un conjunto monástico que estaba compuesto además de la iglesia, por un claustro, una casa con torre y un cuerpo que servía como atrio de acceso. El conjunto debió mantenerse en pie hasta la segunda mitad del pasado siglo. Del cenobio en sí hay muy pocas referencias documentales, aunque si sabemos que perteneció a los Hospitalarios en el siglo XIII.

Toponímicamente se piensa que el termino procede de la confluencia de los límites de tres diócesis que permitía a sus prelados reunirse en torno a una mesa sin que ninguno de ellos hubiera salido de sus límites diocesanos.




La iglesia es del primer tercio del s. XIII en estilo románico tardío. Se compone de una nave única, con ábside semicircular al interior y poligonal al exterior. Existen dos capillas laterales construidas posteriormente. Tiene una segunda puerta que da acceso al claustro.


A los pies del templo, bajo un ventanal cisterciense, se abre una sencilla portada con arco de medio punto y guardapolvo de puntas de diamante. El crismón es circular y trinitario. Tiene ocho brazos y en los huecos no ocupados por letras existen tres (una muy desgastada) margaritas de ocho pétalos.



Circundando el templo podemos ver las dos capillas adosadas en los muros norte y sur y, en una esquina, unos escalones, que nos llevarían al coro alto interior.




En el muro norte tenemos una nueva zona de acceso al templo que en su momento lo comunicaría con el claustro. Está protegida por un moderno atrio que está cubierto por una bóveda de crucería.




La portada está enmarcada con un ajedrezado jaqués a modo de guardapolvo y se abre con un arco de medio punto. Se encuentra adornada por arquivoltas, tres de ellas descansan en seis columnas con capiteles de muy desgastados motivos geométricos y en el intradós de más interior una sucesión de modillones.





Como ya he escrito está puerta comunicaba con el claustro del antiguo monasterio que incomprensiblemente fue destruido (la excusa fue que amenazaba ruina) en la década de los 60. Hoy podemos ver las trazas de sus pandas y el brocal del pozo.





Alzamos la mirada para observar los canecillos. Muchos de ellos han desaparecido, pero en algunos aún podemos sus decoraciones con rollos, algunas caras y motivos geométricos.
         



No me fue posible acceder a su interior, pero por su interés os muestro un par de fotografías obtenidas de la página romanicoaragones.com. En ellas podemos ver pinturas de gótico lineal. Destaco una escena en la que vemos a Jesús (con nimbo crucífero) bendiciendo a María Magdalena, lo confirma una estrecha cartela encima que dice "M:MAGDALENA:IHS:"




Abandono el lugar pensando que no es un lugar clave, pero siempre podemos ver interesantes rasgos y personalidad propia y en cuantos lugares semejantes se encuentran semiabandonados y casi ovidados en nuestro territorio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CATEDRAL DE SAN MARTÍN (Ourense).

ERMITA SAN BENITO. (Orante. Huesca).

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

ORDEN TEMPLARIA. CASTILLO DE MIRAVET (Miravet.Tarragona).

IGLESIA DE SANTO DOMINGO (Soria).