Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2022
Imagen
IGLESIA DE SAN PEDRO. CARACENA (Soria). En esta ocasión nos dirigimos a Caracena, pequeño pueblo al sur de la provincia de Soria de apenas una docena de habitantes perdido en un paisaje áspero y poco acogedor.  La población se encuentra entre barrancos y existe una leyenda relacionada con los mismos: "Nos encontramos en 939, durante el califato de Córdoba. Abderramán III, tras haber sido derrotado en la Batalla de Simancas, huye con sus tropas a través de este desfiladero en dirección a Tarancueña. El ejército está diezmado y exhausto, pero confía en poder huir por el cañón, pensando que sería una protección para él y sus hombres. Nada más lejos de la realidad. El rey Ramiro II de León y el conde Fernán González tienen en cuenta este hecho y envían a sus tropas a realizar una emboscada desde los altos de los barrancos. Al paso del califa, los soldados cristianos los atacan desde lo alto con flechas, lanzas, hondas... masacrando los restos del ejercito e hiriendo al propio Abderram
Imagen
  FORTALEZA CALIFAL DE GORMAZ (Soria). Conduciendo por el sur de la provincia de Sori a, camino del pueblecito de Gormaz, en lo alto de un cerro, observamos restos de un castillo. Os lo muestro en la imagen que veis a continuación que corresponde al lado este, el cual no nos indica las verdades dimensiones del mismo (en el plano esa zona está marcada de color rojo). Nos dirigimos a la Fortaleza Califal de Gormaz , el castillo más grande de Europa en su tiempo y clase.   Antes de visitarlo virtualmente, un poco de historia. Fue mandado construir por los musulmanes en el siglo X en un intento de reforzar la frontera norte del Duero debilitada por el empuje de los reinos cristianos. Fue centro militar de apoyo a Medinaceli, capital de la Frontera Media Musulmana así como base logística de incursiones al norte. En el año 975 Garci Fernández, apoyado por Sancho de Pamplona y Ramiro III de León, intenta conquistarlo, pero tras un largo asedio no lo consigue. Lo toma en 978 perdiéndolo tres a
Imagen
MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE OSEIRA (Ourense). El origen del monasterio debemos buscarlo a mediados del siglo XII cuando un grupo de monjes crearon un pequeño cenobio cisterciense siguiendo la regla de san Benito. Sería la primera fundación del Cister en Galicia.  A lo largo de su dilatada vida el monasterio ha pasado tanto por épocas de esplendor como de decadencia. En 1552 sufrió un gran incendio que destruyó prácticamente todo edificio fuera del templo debiendo volverse a levantar a lo largo de los siglos XVI y XVII. Otra fecha importante es 1836, los monjes deben abandonar el monasterio debido a la desamortización cayendo este en el abandono y expolio. En 1929 vuelven los monjes comenzando la restauración. La Guerra Civil trajo consigo su utilización, además de la propia, como cuartel, cárcel y orfanato.  Actualmente  existe una pequeña comunidad de unos doce monjes. Situado en un frondoso paraje, en los últimos tramos de la Vía de la Plata del Camino de Santiago, este grandioso m