SAN SEBASTIÁN DE GARABANDAL (Cantabria).

 SAN SEBASTIÁN DE GARABANDAL (Cantabria).


Hoy vamos a visitar un lugar "especial". Un lugar situado al pie de la Peña Sagra, se trata de un enclave singular en el que se han visto, por ejemplo, bolas de luces que se introducían en el bosque o fenómenos OVNIS. La sierra (solo hay que observar el topónimo) ha sido importante desde la antigüedad, existiendo en ella megalitos, túmulos...


Garabandal es una pequeña población que produce en sus visitantes diversas sensaciones que van desde placenteras y benévolas a inquietantes y molestas. Personalmente me produce por igual (y a la vez) atracción y "mal rollo" e inquietud.




Al deambular por sus calles percibes cosas que no parecen corresponder con un tranquilo pueblo cántabro perdido entre montañas. Vemos referencias marianistas (como era de esperar) pero también casonas almenadas y muchas viviendas en construcción (de varias alturas y con carteles de promoción en varios idiomas). Da la impresión de ser un sitio único y querido por mucha gente y no solo española, también extranjeros. Hablaré de ello.



La iglesia, de una sola nave y planta rectangular, tiene bóvedas de crucería con interesantes claves. En la cabecera una imagen de S. Sebastián y a los pies un coro. En el anecdotario podemos poner la existencia de un cepillo que es en realidad una caja de caudales con la palabra ofrenda en cuatro idiomas.



A este lugar, pero a un Garabandal sin carretera ni teléfonos, a un Garabandal de la década de los años sesenta del pasado siglo llegaron cientos, miles de peregrinos atraídos por unos extraordinarios sucesos que tuvieron cuatro niñas como protagonistas. Intentaré resumir.

El 18 de junio de 1961 las niñas Conchita, Mari Loli, Jacinta y Mari Cruz (de 11 y 12 años) se encontraban en las afueras del pueblo cuando oyeron un gran trueno sin nubes en el cielo. A continuación, ocurrió, Conchita lo describe así:

"En una luz brillante estaba un ángel, que parecía ser un niño de nueve años, con grandes alas rosadas. Su larga túnica azul parecía un trozo de cielo."

 Al ángel se le identificó con el arcángel S. Miguel. La visión se repitió en días sucesivos. Según dicen las niñas el ángel les anuncia el 1 de julio que se aparecerá la Santísima Virgen al día siguiente.



Ese 2 de julio de 1961 una gran multitud esperaba. Las niñas tienen una "visión" de una mujer con un niño y un ángel. Hablan con ella, Conchita la describe en su diario de esta manera:

"La Santísima Virgen se en un vestido blanco con un manto azul y una corona de pequeñas estrellas. No se ven sus pies. Sus manos están totalmente abiertas, con el escapulario en la mano derecha. El escapulario es de color café. Su pelo es largo, café oscuro y ondulado, dividido por el centro. Tiene una cara ovalada y su nariz es larga y dedicada. Su boca es muy linda, con labios algo gruesos. Su voz es muy bella, una voz muy inusual que no puedo describir. No hay ninguna mujer que se parezca a la Santísima Virgen, en su voz ni en ninguna otra cosa".

El 4 de julio las niñas dijeron que la Virgen les había dicho que había venido para entregar un mensaje y que lo daría públicamente el 18 de octubre.



A lo largo de los días y semanas siguientes las visiones se siguieron produciendo. Parecer ser que en estas apariciones se les hizo entrega del mensaje y que su difusión pública iría acompañada de extraños fenómenos.

La mayoría de las apariciones se producirían en un lugar llamado Los Pinos. 




Este lugar se encuentra cerca del pueblo, en un altozano, y se llega a él por un empinado y pedregoso camino (convertido hoy en un viacrucis) que tiene su origen en la localidad.





A medio camino de nuestro ascenso encontramos un solar con una capilla dedicada al arcángel S. Miguel. A su alrededor podemos ver notas de peticiones y algún exvoto.

Posiblemente el lugar estaría destinado para la construcción de un gran templo que no se llevó a cabo por la oposición en su momento del obispado de Santander. 




Y llegó el día señalado,18 de octubre de 1961. En un día horrible de frío, truenos, rayos y persistente lluvia (en momentos se convertía en nieve) más de 15.000 personas subían con dificultad un camino lleno de barro y resbalones en dirección a los Pinos. Esperaban el mensaje trasmitido por medio de las niñas. Este decía:

"Hay que hacer mucho sacrificios y mucha penitencia, y tenemos que visitar mucho al Santísimo, pero antes tenemos que ser muy buenos. Y si no lo hacemos vendrá un castigo. Ya se está llenando la copa, y si no cambiamos vendrá un castigo."




Con sucesos más o menos extraños el tiempo va pasando y llegamos a 1965. El 1 de enero de ese año Conchita afirma que recibirá otro mensaje de la Virgen de boca de S. Miguel. Éste se producirá el 18 de junio y tendrá un contenido también amenazante:

"Como no se ha cumplido y no se ha hecho conocer al mundo mi mensaje del 18 de octubre, de 1961, os diré que este es el último; antes la copa se estaba llenando ahora está rebosando. Los sacerdotes van muchos por el camino de la perdición, y con ellos llevan a muchas más almas. A la Eucaristía cada vez se le da menos importancia. Debéis evitar la ira de Dios sobre vosotros con vuestros esfuerzos. Si le pedís perdón con vuestras almas sinceras El os perdonará. Yo, vuestra Madre, por intercesión del Ángel San Miguel, os quiero decir que os enmendéis. Ya estáis en los últimos avisos. Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación; pedidnos sinceramente y nosotros os lo daremos, debéis sacrificaros más; pensad en la pasión de Jesús."

La última "visión" se produjo el 13 de noviembre de 1965, en esta ocasión Conchita llevaba consigo cien rosarios para distribuir más tarde.

Actualmente los Pinos es un lugar de oración, es habitual ver personas orando o rezando el rosario. No es extraño encontrar alguna persona vigilando el lugar.




Pero quizá lo más interesante de las supuestas apariciones de Garabandal es que estuvieron acompañadas de trances o éxtasis por parte de las "videntes". Según Conchita antes de ellos tenían tres llamadas internas que las impulsaban a reunirse en un punto.

Durante los éxtasis, las niñas corrían por el pueblo hacia adelante, hacia atrás, con las cabezas vueltas hacia arriba y ojos muy abiertos. No se caían, no tropezaban, no parecían sentir el frío, la lluvia o la nieve. Es más, en trance eran insensibles a estímulos externos, no sentían si les pinchaba con una aguja o se les acercaba un fósforo encendido. Y ante la supuesta visión caían de rodillas sin lastimarse.

Naturalmente, algunos asistentes refirieron supuestas curaciones y otros hechos asombrosos. El 18 de julio de 1962 se produjo un anunciado milagro. Conchita recibió la llamada y entró en éxtasis. Empezó acorrer por las callejuelas del pueblo, seguida de una multitud. En un momento dado, la niña cayó de rodillas, rezó y sacó la lengua y, de repente apareció una hostia en la misma. (Os muestro a continuación una fotografía realizada por un testigo). 




¿Qué opinaba la iglesia de todo ello? Naturalmente el párroco informó oportunamente a su obispado y éste llegó a crear una comisión de investigación. Esta comisión, solo unos meses de la primera aparición, indicó la siguiente nota:

"Nada, hasta el presente, nos obliga a afirmar la sobrenaturalidad de los hechos allí ocurridos".

Del mismo modo no permitió la celebración de determinados ritos en el lugar.

En 1986 el obispo no autorizó la construcción de un convento de clausura de salesas de la Visitación de Santa María en el lugar. 

En 1989 el obispo de Santander Juan Antonio del Val creo una segunda comisión que dictaminó la postura oficial actual: "no consta la sobrenaturalidad de las apariciones"

Y, ¿qué fue de las cuatro niñas? Tres residen en Estados Unidos y una en España. De esta última recojo sus palabras leídas en un artículo de prensa:  "Sólo pretendo vivir en paz y proteger a mis hijos de la secuela que mi protagonismo en aquella comedia pudiera ocasionarles. Me rebelo contra el fanatismo".

Han pasado cincuenta y siete años desde que acaeció la última "visión". San Sebastián de Garabandal sigue siendo un lugar de peregrinación marianista extremo con peregrinos de muy diferentes lugares, del uno y el otro lado del océano. Se considera el lugar como un sitio elegido, un lugar que estará a salvo del cercano apocalipsis. Este sería el origen de los exagerados precios de los solares y de las numerosas casas en construcción. 

Por último, mi opinión. Pienso que se produjeron unos hechos pero que éstos fueron usados y utilizados con un fin concreto que no llegó a plasmarse. Y hago mías las palabras de Jesús Callejo, lo importante es el lugar, no el fenómeno. Y recordemos que el lugar es especial.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

ORDEN TEMPLARIA. CASTILLO DE MIRAVET (Miravet.Tarragona).

ROCA CABALLERA. Calaceite (Teruel).

ERMITA SAN BENITO. (Orante. Huesca).