ERMITA DE LA VIRGEN DEL CID (Iglesuela del Cid. Teruel).




 ERMITA DE LA VIRGEN DEL CID (Iglesuela del Cid. Teruel).


Hoy quiero mostraros un lugar muy especial. Lo conocí de la mano del extraordinario investigador Miguel Giribets qué realizó un estudio radiestésico sobre el mismo (luego lo veremos detenidamente). Algunas datos de esta ficha pertenecen también a su blog.




El enclave se encuentra a unos escasos tres kilómetros de la localidad turolense de Iglesuela del Cid. Una estrecha pista nos lleva al mismo. De camino podemos ver magníficos ejemplos de construcciones con piedra seca (técnica tradicional que se lleva a cabo mediante el apilamiento de piedras, prescindiendo totalmente de mortero o argamasa de unión).

Casi al comienzo de la caminata veremos una columna cuadrada con una leyenda:

"Cristianos los que pasas a ver la Virgen del Cid rogad a Dios por nosotras, ved como estamos aquí"

En la parte superior cuatro azulejos nos muestran la escena de unas figuras femeninas cercadas por llamas. Enigmático mensaje y escena. 




Un poco más adelante llegamos a las llamadas Casas del Cura. Son pequeñas construcciones realizadas con la función de dar refugio y cobijo a unas pocas personas (imagino que a los curas y a las fuerzas vivas del pueblo) de ocasionales tormentas caídas durante la romería que se realiza a mediados de septiembre.




Alcanzamos nuestro destino que está formado por la ermita y, adosada y en ángulo recto, la hospedería. Esta última, en su parte inferior, está dividida en varios espacios 
(más tarde comentaré cada uno de ellos) que denominaré de la siguiente manera: sepulcro, laberinto y mándala.

Se encuentra muy cerca de un poblado ibero primero y romano más tarde.




Y es precisamente por esta cercanía por lo que podemos ver en la construcción materiales reutilizados de estos poblados con inscripciones, piedras talladas...




El conjunto, en forma de "L"  rodea un patio que es cerrado por un pórtico. 




Comenzaremos por la iglesia. El origen del templo se encuentra en una recurrente leyenda:

“En la villa de la Iglesuela del Cid, bailía de Cantavieja, reino de Aragón, en la España Tarraconense, hay una imagen antiquísima de María Santísima, cuyo título es del Cid. La tradición antigua afirma que en el campo vecino al castillo del Cid, distante de La Iglesuela una media legua, arando un labrador con una yunta de bueyes, éstos no quisieron pasar adelante y mirando el labrador al surco, vio una imagen de María santísima con su Niño, al que la punta de la reja había hecho una fisurilla en la cara, como se ve hoy. Admirado el labrador, dio noticia al lugar, salieron en procesión y la colocaron en una ermita pequeña, sitio mismo en donde, según la tradición, había estado antes de la persecución de las imágenes”. (Alejandro Piera, en su obra “Torre de David”, del s. XVIII).

La ermita que vemos se erigió a mitad del siglo XVI sobre un templo gótico del siglo XIV ampliándo y transformando su ábside en una cabecera recta con girola. A comienzos del siglo XVIII (aparece la cifra 1715 grabada en una dovela del arco de una puerta) se realizaron más construcciones y se creó la capilla del Santo Cristo tras el altar.




La decoración del interior es la propia de la época, un exuberante barroco y rococó con abundantes dorados y predominio de motivos vegetales.




El templo es de nave única con tres tramos cubiertos con bóvedas de crucería.




A los pies, un coro alto con un órgano situado en el lado de la epístola.




Vayamos con el anunciado estudio radiestésico. El templo tiene una media de 28.000 bovis. Hay zonas con un nivel mayor debido al desplazamiento de las Líneas Hartmann Y Curry a los muros (en azul en el esquema). Las zonas de mayor nivel se encuentran en el altar (espiral en el esquema) alcanzando los 33.000 Bovis. Otra interesante zona estaría en el lugar ocupado por los bancos (el espacio del antiguo templo) y un punto situado bajo el órgano. Ambos concentran una energía de 30.000 bovis.

Giribets también encuentra tres puntos negativos, de unos 3.000 bovis. Estos puntos se encuentran en la zona interior de la girola, a los pies del templo (equidistante de los muros) y un último en la esquina sudoeste.

A continuación os muestro un plano-esquema con todo ello:




Nos acercamos a la citada esquina sudoeste pues un punto sumamente interesante. Recojo las palabras de Miguel Giribets:

"Aquí se produce un fenómeno muy curioso. Si nos situamos bajo el dibujo pero de cara a la pared más cercana (la sur), la sensación es muy negativa y percibimos toda la negatividad de esta área. Si nos damos la vuelta y nos colocamos frente a la pared más lejana (la norte), tenemos una sensación de amplitud y bienestar. Es el efecto de tres elementos: la negatividad del área, la forma de la moldura que está sobre nuestra cabeza y el dibujo con las tres formas geométricas que mencionamos (ondas de forma)".

"Creemos que este es un lugar donde alguna sociedad masónica (o algún otro tipo de sociedad secreta) del siglo XVIII y/o XIX realizaría sus rituales."




Abandonamos la ermita yendo a la hospedería, veremos algunas de las estancias de la parte baja. Los pavimentos de todas estas habitaciones son a base de cantos rodados (pavimentos enmorrillados) formando dibujos. De igual forma que anteriormente os mostré un estudio radiestésico de la iglesia, ahora paso a enseñaros otro de todas estas estancias:




En primer término, encontramos el llamado mausoleo o sepulcro. En el lugar hubo en tiempos romanos un mausoleo. No sabemos con certeza si estaba en esta misma ubicación.

La habitación guarda la proporción áurea tan presente en la naturaleza. Su energía es negativa, unos 3000 Bovis. Estos niveles corresponden a lugares de enterramiento pues favorecen la descomposición de restos orgánicos.




Otros restos del mausoleo los hemos visto en el exterior como elementos reciclados. Los hemos visto insertados en los muros de la ermita. Me llamo la atención una piedra tallada en la que vemos una jarra de dos asas flanqueada por dos delfines (faltan las partes traseras que estarían en los bloques siguientes). Estos animales simbolizaban la travesía de las almas después de la muerte.




Seguimos, atravesamos un pequeño cuarto si interés y llegamos al laberinto. La energía aquí es muy elevada, alrededor de 30.000 Bovis. Estos niveles suelen corresponder a recintos sagrados. El laberinto está formado, como en Chartres, por once círculos concéntricos y el número de giros que hacemos para llegar al centro es de veintinueve.




La losa central está muy fragmentada. Como no podía ser de otra forma me puse de pie encima de ella, coloqué los brazos a lo largo del cuerpo y cerré los ojos  dispuesto a experimentar.  Como en otros lugares semejantes noté como si me tirarán de las manos hacia abajo, ¿absorción de energías negativas? No lo sé.

La orientación del laberinto es hacia la puerta, hacia la luz. D. Miguel Giribets me indicó alguna característica más: bajo el pavimento se encuentran dos corrientes de agua, en el circulo central del mismo confluyen hasta seis Líneas Dragón y, si lo vemos como geométrica sagrada, este diseño tiene un poder energético superior a cualquiera de otros diseños conocidos.




La última dependencia es similar en tamaño a la del Mausoleo, guardando también la proporción áurea. Su nivel energético También es alto, similar, aunque menor al del anterior cuarto. En el pavimento encontramos dos dibujos.

El primer dibujo es circular, representa una mándala. Me llamo la atención un canto rodado que se encuentra en el centro que está rodeado por 12 otros doce formando un círculo que, a su vez, esta rodeado por otro circulo formado por 12 más. Es número 12 es una cifra importante a nivel espiritual y simbólico: 12 son los signos del zodiaco, 12 es el producto de los cuatro elementos naturales (tierra, fuego, aire y agua) por los tres alquímicos básicos (azufre, sal, mercurio), 12 los trabajos de Hércules, 12 los principales dioses griegos o romanos, 12 los apóstoles...




El otro dibujo, el último, está formado por una serie de motivos geométricos:




No debemos abandonar la zona sin acercarnos al yacimiento arqueológico  que se encuentra muy cerca del Santuario y que nos deja entrever el pasado íbero-romano del lugar. Podremos, entre otras cosas, restos de la muralla íbera y un aljibe excavado en roca de unos nueve metros de ancho de la época romana.









Comentarios

Entradas populares de este blog

CATEDRAL DE SAN MARTÍN (Ourense).

ERMITA SAN BENITO. (Orante. Huesca).

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

IGLESIA DE SANTO DOMINGO (Soria).

ROCA CABALLERA. Calaceite (Teruel).