CASTILLO DE JAVIER (Navarra).


CASTILLO DE JAVIER (Navarra).


Erigido sobre una roca en medio de una planicie su aspecto es magnífico, podemos ver todas sus defensa y elementos. Perteneció en principio al reino de Aragón y más tarde al de Navarra. En el siglo XVI perteneció a los padres de san Francisco Javier cofundador con san Ignacio de Loyola de la Compañía de Jesús. En este mismo siglo, por su oposición a la anexión de Navarra por Castilla, el Cardenal Cisneros ordenó en 1516 la eliminación de muchas de sus defensas y su torre del homenaje redujo su altura a la mitad.  Lo que vemos es consecuencia de una restauración realizada a finales del siglo XIX.




Como es habitual comenzamos la visita virtual mostrándo un plano del conjunto y, en este caso, una maqueta de este que podremos ver en su interior.

En el plano podemos ver claramente la ampliación de las defensas, a partir de un punto primigenio, en forma de círculos concéntricos.




El castillo nació a finales del siglo X como una torre de vigilancia y defensa del valle del río Aragón de los incipientes reinos cristianos navarro-aragoneses ante las escaramuzas musulmanas en el período de Almanzor.

Al pie de la torre (en su interior) hallaremos una maqueta de esta:




Accedemos por una moderna construcción en rampa y en ángulo protegida por una barbacana. En el recorrido estaríamos expuestos a las aspilleras del muro y la puerta estaría protegida también por un matacán.




Cruzando el umbral llegaremos a otra puerta, en esta ocasión protegida por foso y puente levadizo.




Por fin llegamos a un pequeño patio en el que se encuentra la puerta de entrada. La puerta tiene un arco de medio punto apuntado y está protegida por otro matacán. Encima hay un grupo escultórico con los escudos de armas familiares (Jasso y Azpilcueta) flanqueando a dos ángeles que sostienen el escudo de Javier.




Comenzaremos nuestro recorrido visitando las bodegas y caballerizas reconvertidas en un moderno espacio museístico de varios pisos en el que por medio de esquemas, cuadros y documentos nos muestran la vida y milagros de san Francisco Javier. De hecho, el castillo está concebido para honrar y dar a conocer la vida del santo. Me interesaron especialmente unas cartas manuscritas del mismo.




No es un castillo desnudo. El castillo lo encontramos decorado con objetos y muebles. Se agradece, es muy distinto a los castillos vacíos que solemos visitar.




Siguiendo el camino marcado llegamos a una gran sala que podía haber sido perfectamente la principal de la fortaleza. La ambientación corresponde a los siglos XVII y XVIII.




Encima de esta sala se encuentra una capilla de factura moderna, muy moderna. En las paredes vemos paneles con personajes de la Danza de la Muerte que veremos en la capilla del Santo Cristo.




La capilla del Santo Cristo es el lugar más importante del castillo. Fue construida en el siglo XV por Juan de Jaso, padre de san Francisco Javier. En las paredes podemos ver reproducciones de personajes de una Danza de la Muerte. 

Preside la capilla una talla en nogal de un Jesucristo cuya principal característica es la sonrisa que vemos en el rostro. Dice la tradición que la imagen sudó sangre en el momento de la muerte del santo en China.




Salimos por una poterna, bajamos las antiguas escaleras del castillo y llegamos al patio de armas situado entre los muros de la fortaleza primitiva y las caballerizas.




En este patio podemos ver la entrada de un aljibe y, bajo la roca, la cárcel:




Abandonamos el castillo para ver un último elemento. En el extremo occidental Juan de Jaso construyó el Palacio Nuevo destinado a mejorar y ampliar las estancias de la familia. Este edificio fue derribado a finales del XIX para construir la actual basílica.

Es ecléctico edificio, combinación de estilos. Cuenta con una fachada dotada de pórtico, escalinata, portada románica (sus capiteles nos muestran cuatro milagros del santo) y rosetón enmarcado con una arquería gótica.




El interior de la basílica está formado por una sola nave con tres tramos y bóvedas de crucería. El ábside es pentagonal con vidrieras representando escenas de la vida del santo. En los laterales hay cuatro tribunas y, a los pies, un gran coro.




En el lugar se realizan peregrinaciones todos los años la primera quincena de marzo. El origen de esta peregrinación es la celebrada el 4 de marzo de 1886 en acción de gracias a san Francisco Javier por evitar la epidemia de cólera.









Comentarios

Entradas populares de este blog

CATEDRAL DE SAN MARTÍN (Ourense).

ERMITA SAN BENITO. (Orante. Huesca).

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

ORDEN TEMPLARIA. CASTILLO DE MIRAVET (Miravet.Tarragona).

IGLESIA DE SANTO DOMINGO (Soria).