COPIA DE LA SÍNDONE EN CAMPILLO DE ARAGÓN.


COPIA DE  LA SÍNDONE EN CAMPILLO DE ARAGÓN.


En Turín se conserva una importante reliquia: la Sabana Santa. Según la tradición este lino cubrió el cuerpo de Cristo. La tela fue llevada a Constantinopla por un emperador bizantino. Durante el saqueo de la ciudad en la IV Cruzada (1204) fue sustraída y llevada a Occidente.

Se piensa, por documentación existente, que fue custodiada en algún momento por los templarios. Tras diversas vicisitudes a lo largo de los siglos. a mitad del XV, fue regalada a la esposa del duque Ludovico de Saboya. A finales del siglo XVII, la Sábana Santa, se instala en una capilla, adosada a la catedral de Turín, nueva capital de Saboya.




En la pequeña localidad aragonesa de Campillo hay una iglesia advocada a San Juan Bautista construida en el siglo XVI sobre un templo anterior. Este primitivo templo, como la población, pertenecía a la Orden de S. Juan de Jerusalen. De él nos queda algunos sepulcros en el altar y la pila bautismal con su conocida cruz.


La sencilla iglesia tiene una sola planta, con coro alto a los pies, cubiertas con bóvedas de crucería y dos capillas laterales. El objeto de nuestra visita se encuentra en una capilla en el lado de la Epístola.


Retomo la Historia de la Síndone. Se encuentra en posesión de la Casa Real de Saboya. Se guarda plegada protegida entre dos lienzos (que se cambian cada cierto tiempo) de las mismas dimensiones que la reliquia. A estas piezas de tela, por haber estado en contacto intimo con la reliquia, se les consideraba sacralizados, y son objeto de gran veneración. En 1650 fray Lucas Bueno Nuño recibe de los Saboya una copia realizada sobre uno de esos lienzos que había protegido la reliquia. Era costumbre de los Saboya regalar copias de la reliquia a los ilustres peregrinos que acudían a venerarla.

 ¿Quién es fray Lucas Nuño? Fue prior de la Orden de S. Juan de Jerusalén, secretario de su gran maestre y, más tarde, obispo de Malta. Pero también era oriundo de Campillo. En 1652 envía la tela a Zaragoza que es recogida por el recibidor de la Orden y entregada a dos vecinos del pueblo al que la llevaron al año siguiente. 



La tela de Campillo tiene la misma anchura que la de Turín, 1'10 metros, y en cuanto a la largura la primera mide 4'40 metros, unos centímetros más. 

Se expone también la arqueta usada en el traslado, con los dragones del escudo de armas de Saboya, y las dos varas de ébano donde estuvo enrollada en el mismo.




Las copias de la Sábana abundaron en los siglos XVI y XVII como obsequios y acabando en monasterios e iglesias. En España hay algo más de una docena en lugares como El Escorial o Sto. Domingo de Silos. En el mundo hay alrededor de 50 de ellas.

La copia que vemos se encuentra entre las tres mejores del mundo junto con las de Bolonia y otra que se encuentra en Argentina (un regalo de Felipe II, gran "coleccionista" de reliquias).

El tejido es lino muy fino, la impronta es pintura que llega a atravesar la tela. Se nota la trazabilidad de los pinceles.



Tiene en común con la Sábana de Turín la tonalidad sepia, las marcas de las dobleces al plegarla, la negatividad óptica y, sobre todo, las marcas de las heridas producidas por el flagrum romano, la "corona" de espinas y las heridas en manos y pies (en las muñecas, no en las palmas de las manos).



El pueblo venera la tela como una auténtica reliquia. D. José, el sacerdote con el que hablé, me indicó que incluso se acercan los niños al lino como protección. Sólo se puede visitar en dos ocasiones al año: en Semana Santa y el 14 de septiembre (día de la Exaltación de la Santa Cruz).






Comentarios

Entradas populares de este blog

CATEDRAL DE SAN MARTÍN (Ourense).

ERMITA SAN BENITO. (Orante. Huesca).

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

IGLESIA DE SANTO DOMINGO (Soria).

ROCA CABALLERA. Calaceite (Teruel).