TORRE DE LONDRES

 TORRE DE LONDRES (Inglaterra).

 

En el centro de Londres se encuentra una enorme fortificación. Fue construida en la segunda mitad del siglo XI por Guillermo I y ha sido residencia real, arsenal, fortaleza y prisión. Naturalmente ha sido reformada y ampliada a lo largo de los siglos en numerosas ocasiones . Es la Torre de Londres.




La fortaleza es un lugar cargado de Historia y muy ligada a la Corona británica. Una tranquila visita a la misma bien puede llevarnos varias horas. A continuación, os muestro un dibujo de la misma en el que se pueden ver la situación de los elementos más significativos.




Según nos vamos acercando a la entrada a la fortaleza vemos unas curiosas figuras de animales (en el interior hay más, luego comentaré algo sobre ello). Sobre la puerta encontramos el escudo de Jorge I.





Ya en el interior, nuestra primera visita será a las joyas de la corona británica pues sabemos que se forman largas colas para verlas. Se encuentran situadas en el antiguo cuartel de Waterloo. Son espectaculares y tengo, al cruzar las puertas, que entro en una caja fuerte.




Seguimos visitando la llamada Torre Blanca que dio nombre al complejo. Se encuentra en el centro del conjunto de edificios. Es la parte más antigua del complejo. Remontémonos casi 2000 años en el tiempo. Los romanos invaden Gran Bretaña y fundan Londinium rodeándolo de una muralla hacia el 250 d. C. Ochocientos años más tarde Guillermo el Conquistador erigirá sobre este punto estratégico la Torre en la que nos encontramos. Las antiguas murallas romanas se convertirán en los cimientos de sus defensas.

La Torre cambió con la llegada de nuevos reyes y reinas. Los dibujos subsiguientes corresponden hacia 1300 (Eduardo I) y 1597 (Isabel I).




A la Torre Blanca accedemos, por medio de unas escaleras, directamente al primer piso. Su planta no es completamente cuadrada pues en la esquina sureste hay un saliente semicircular  que alberga el ábside de la capilla.




Comenzaremos viendo una extraordinaria armería. Podemos armas y armaduras de reyes, nobles y caballos usadas a lo largo de la historia. 





En el segundo piso se encuentra la capilla de St. John, construida también en el siglo XII. Es robusta, alta, con bóveda de cañón y pilares cilíndricos. Tiene una galería superior que comunicaba en su momento con los aposentos del rey.

Os voy a cortar un hecho luctuoso relacionado con esta capilla. Durante la demolición de una escalera que conducía la misma se encontró un cofre de olmo con los huesos de dos niños. Nos retrotraemos en el tiempo, a finales del siglo XV los príncipes herederos al trono Eduardo y Ricardo desaparecieron, se cree que fueron asesinados por su tío que más tarde reinaría como Ricardo III. Parece ser que son los restos de los príncipes desaparecidos.




En el último piso, más austero (sin chimeneas), seguimos viendo armas, algunas exóticas. Impacta un hacha apoyada en un bloque de madera. Seguramente fue utilizados para ejecutar a prisioneros de alto nivel. Se ha especulado falsamente que fueron empleados para matar a Ana Bolena cuando lo fue por una espada.




Pero la Torre de Londres cuenta con una iglesia oficial construida en el s. XVI (Enrique VIII) y advocada a san Pedro ad Vincula (por la liberación del apóstol por un ángel). Se trata de un edificio sencillo que es más conocido por ser el lugar de enterramiento de algunos de los más famosos prisioneros ejecutados en la Torre entre los que se encuentran tres reinas: Ana Bolena, Catalina Howard y Lady Jane Grey (que reina por nueve días).




Muy cerca del templo, debidamente señalado, se encuentra el lugar donde fue decapitada, por ejemplo, Ana Bolena y desde aquí sus damas se apresuraron a recuperar su cadáver y trasladarlo a san Pedro. A finales del siglo XIX, durante una restauración, los restos fueron desenterrados y vueltos a enterrar bajo unas losas con sus nombres y escudos.




Es hora de dejar el suelo, subir a sus murallas e ir a algunas de sus veintiunas torres. Las murallas están formadas por dos anillos concéntricos. Desde las mismas vemos una excelente visión del Támesis y la city londinense. 





Vamos a las torres. En las torres llamadas de Sto. Tomás y Vakefield podemos ver parte del palacio usado por reinas y reyes en la Edad Media. Se puede ver parte del mobiliario de la época.




La llamada Torre Sangrienta tiene dos plantas. En la inferior podemos ver el estudio donde estuvo recluido el escritor y corsario Walter Raleigh durante trece años.




La Torre de la Sal se encuentra en la esquina sureste del complejo. Quizá deba su nombre a que en algún momento se almacenó ahí ese elemento. Es una torre almenada redonda a la que se le ha añadido una segunda torre cuadrada.

En su interior hay numerosos grafitis realizados por los presos. Me asombro uno realizado por un preso, Hew Draper, posadero acusado de brujería contra un sir. 




 Sin embargo, los grafitis más impresionantes los encontramos en la torre Beauchamp. Es una torre semicircular con torretas al sur y al norte y numerosas aspilleras. También se utilizó para albergar prisioneros. Algunos de los grafitis están muy elaborados y observo referencias religiosas. 






Otra parte muy interesante es la llamada Puerta de los Traidores. Se trata de una segunda entrada a la fortaleza, una entrada acuática. Esta puerta, con el tiempo, se convertiría en el acceso habitual (de ahí el nombre) de los prisioneros acusados de traición que eran llevados en una barcaza a lo largo del Támesis. Un detalle, debían pasar por debajo del puente de Londres donde eran expuestas, clavadas en picas, las cabezas de los cautivos recientemente ejecutados.




Como muchas fortalezas reales la Torre de Londres contó desde casi un principio una colección de animales exóticos entre los que se encontraban leones, monos, un elefante y un oso polar que atado con una cadena pescaba en el Támesis. Muchos de ellos eran regalos y se mostraban como prueba de poder. Podemos ver su huella en unas figuras de alambre distribuidas por el recinto.




Actualmente en la Torre de Londres cuenta con dos grupos de "inquilinos". Uno de ellos son Yeomen Warders que viven aquí junto a sus familias. Los Yeomen Warders (no llegan a la treintena) son estas personas uniformadas de azul oscuro con rayas rojas. Para pertenecer a este cuerpo se debe estar jubilado de las fuerzas armadas inglesas y tener un expediente impoluto. Su creación se remonta al siglo XV y su misión era guardar la Torre de Londres, custodiar los prisioneros y proteger las joyas de la corona. Actualmente son unos guías turísticos muy especiales. 




El otro grupo son unos cuervos. Su número es siete. Están bien alimentados y las plumas de vuelo de una de sus alas están cortadas para que puedan volar, pero no abandonar el lugar. El porqué de todo ello es por una leyenda que afirma: "si algún día los cuervos de la Torre de Londres dejan la Torre, la Torre caerá… y con ella el imperio del Reino Unido".




Y como buen castillo británico, las historias de fantasmas rondan la Torre. Se comenta que Ana Bolena ronda el lugar de su ejecución, que Arbella Stuart (posible sucesora de Isabel I que murió de hambre estando arrestada) anda por la casa de la Reina, que aquellos príncipes desaparecidos rondan por la Torre Blanca... hasta se cuenta la historia de un fantasmagórico oso que se apareció a un guardia y lo mató del susto.

La Torre de Londres, declarada Patrimonio de la Humanidad desde finales de los 80, un enclave imprescindible de ver en nuestra visita a la capital londinense.




Comentarios

Entradas populares de este blog

CATEDRAL DE SAN MARTÍN (Ourense).

ERMITA SAN BENITO. (Orante. Huesca).

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

ORDEN TEMPLARIA. CASTILLO DE MIRAVET (Miravet.Tarragona).

IGLESIA DE SANTO DOMINGO (Soria).