CASTILLO DE SAN SERVANDO (Toledo).

CASTILLO DE SAN SERVANDO (Toledo).


Este castillo se encuentra situado en un promontorio, en la margen izquierda del río Tajo y muy próximo al Puente de Alcántara. Este puente fue durante el medievo la entrada casi obligada a Toledo ejerciendo también la función de portazgo y de control de mercancías.



El enclave cuenta con una dilatada historia. Seguramente los romanos ya contaban con un castelum en el lugar para proteger una calzada romana que se dirigía al Sur y el nombrado puente, también de construcción romana.

La fortaleza será reutilizada por los musulmanes con los mismos objetivos. Este Toledo musulmán, Tulaytulah, será conquistado definitivamente por Alfonso VI en 1085. 

El rey leonés inició la construcción, reconstrucción, la fortaleza dándole el nombre de S. Servando en el año 1088 por un cercano monasterio de homónimo nombre que se encontraría donde hoy está el Hospital Provincial. La ciudad sufre en esa época continuos ataques almorávides hasta la victoria de las Navas de Tolosa quedando castillo y monasterio muy maltrechos.

Y es en este momento cuando se forma la primera leyenda relacionada con el castillo y que tiene como protagonista a la Orden del Temple. Hay constancia de que la fortaleza fue donada por Alfonso VIII a los caballeros templarios. Sin embargo, no existe constancia documental alguna de su actividad ni en la fortaleza ni en la ciudad.

En el siglo XIV es escenario de las luchas entre Pedro I y Enrique de Trastámara acometiéndose al fin una nueva reconstrucción a finales de siglo bajo el mando del cardenal Pedro Tenorio. En 1525 se documenta una nueva ruina. En 1857 es usado como polvorín.

A mediados del siglo pasado se restauración completa que conservó su perímetro y aspecto exterior (os lo muestro a continuación) pero, en cambio, no mantuvo nada de su interior realizándose unos edificios de nueva planta que actualmente son un albergue. Se reconstruyó como mampostería y ladrillo rojo.




Como vemos su planta es rectangular de muros almenados con torres cilíndricas y huecas en tres de sus esquinas siendo una de ellas de mucho más envergadura. Cuenta también con otra torre en medio del muro sur. Es una de las mejores obras de arquitectura militar mudéjar de España.




En la fachada Norte, con una gran torre semejante a cercana Torre de la Almofala, se encontraba la primitiva puerta principal (actualmente está en el muro Este).




Este gran torreón norte , y la mayoría de las torres, cuenta con interesantes matacanes de ladrillo con un arquillo ornamental lobulado en el frente.




Las puertas son netamente mudéjares con arcos de herradura. Al pie de los muros del castillo podemos encontrar tumbas excavadas en la roca con forma de "bañera".



El castillo de S. Servando también ha sido marco de grandes obras literarias como, por ejemplo, el Cantar de mío Cid (en su cantar tercero):

Pora Tolledo el rrey tornada da.
Essa noch Mio Çid Tajo non quiso passar:
«¡Merced, ya rrey; si el Criador vos salve!
Penssad, sennor de entrar a la çibdad,
e yo con los mios posare a San Servan.
Las mis compannas esta noche legaran;
terne vigilia en aqueste sancto logar.
Cras mannana entrare a la çibdad
e ire a la cort en antes de yantar.»
Dixo el rrey: «Plazme de veluntad.»
El rrey don Alfonsso a Tolledo es entrado,
Mio Çid Ruy Diaz en San Servan posado.


Como es habitual nuestro castillo también lleva aparejada alguna que otra historia de fantasmas. Os muestro la publicada en la revista Toledo en 1923, hace casi un siglo:



En la página web Toledo secreto también se nos narra un suceso paranormal, esta vez hace poco tiempo. Ya he comentado que el castillo funciona actualmente como albergue. Bien, un huésped (alojado en la habitación T4), bajo a recepción a quejarse de carreras y golpes que se producían en el pasillo. El recepcionista le informó que en esa zona solo se encontraba él. Retornando a su cuarto, al cabo de un rato volvió a bajar todo asustado pues estaban aporreando su puerta. Parece ser que no fue la primera vez que ocurría...

El castillo tiene muchas anécdotas, como cuando en 1873 salió a subasta por 3500 pesetas para ser desmantelado y vender todo lo aprovechable. El acto provocó una rápida reacción que tuvo como consecuencia declararlo monumento nacional al año siguiente siendo el primer castillo de España en obtener tal calificación.

Por último, el castillo de S. Servando, desde su privilegiada atalaya atesora una privilegiada panorámica de la imperial Toledo.






Comentarios

Entradas populares de este blog

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

ORDEN TEMPLARIA. CASTILLO DE MIRAVET (Miravet.Tarragona).

ROCA CABALLERA. Calaceite (Teruel).

ERMITA SAN BENITO. (Orante. Huesca).