ISLA DE LA MUÑECAS (Xochimilco. México).

 ISLA DE LA MUÑECAS (Xochimilco. México).


A veintitantos kilómetros al sur de Ciudad de México se encuentran los restos del lago Xochimilco (uno de los cincos lagos que forman la cuenca lacustre del valle de México). Actualmente lo conforman una serie de canales que unen las abundantes chinampas (pequeñas islas creadas artificialmente para el cultivo). Una de estas chinampas es nuestro destino de hoy, la llamada Isla de las Muñecas.



Es un sitio tétrico, triste, diferente, que te da que pensar.

Comenzaré contándoos la historia/leyenda del lugar. Nos encontramos en la mitad del pasado siglo XX. Julián Santana vivía en la chinampa en la que nos encontramos dedicado al cultivo de frutas y verduras que luego vendía en el mercado de Xochimilco. Un día oyó los gritos de una niña que se estaba ahogando enredada en las plantas del cercano canal. Julián dudó entre socorrer a la niña o no hacerlo por temer quedarse enredado también él en los lirios acuáticos. En este impasse la niña murió.

Tras el hecho Julián se sentía atormentado y aseguraba que le visitaba es espectro de la niña a la que llamó, al no saber su nombre, la sirena por qué siempre que la veía era a través del canal. Recordemos que estamos en una isla... 

Julián intenta ayudar al espíritu a cruzar al otro lado, colocando una cruz en su memoria en el lugar en el que se produjo el fallecimiento, cruz que todavía puede verse. 



Sin embargo, ello no hace el efecto deseado y sigue teniendo el "acoso" del espíritu. Hasta que un día, de camino desde su casa a su lugar de trabajo, encuentra unas muñecas amarradas y flotando en el canal. Julián las considera basura y las recoge. ve que están llenas de agua y las pone en los árboles para que se filtre el agua y sequen y se dirige a su lugar de trabajo. Pasan unas horas y observa que siente una paz, una tranquilidad que no conocía desde aquel aciago día del ahogamiento y que la sirena ese día no se había aparecido ni manifestado. Piensa que la causa son las muñecas que recogió y colgó en los árboles que han ahuyentados al espíritu.

Desde este momento Julián se dedica a recoger, buscando aquella protección, más y más muñecas colgándolas de los árboles o de simples alambres. La mayoría de las muñecas procedían de basureros por lo que están rotas, sucias o solo son partes de lo que fue un juguete. De las primeras muñecas sólo se conserva una. Lleva en el lugar 72 años. Os la muestro a continuación.




 De las más de dos mil doscientas muñecas que Julián llego a recoger, el solamente nombra a una. La llama Agustinita pues fue recogida un 28 de agosto, san Agustín. A sus pies se puede ver un recipiente con monedas y otros objetos más personales.
 


Y es que está muñeca es "especial". Se le atribuyen poderes curativos, mágicos o milagrosos. Se dice que a la muñeca puedes pedirle favores y deseos, pero eso sí, si se te cumplen debes volver a darle la ofrenda prometida. Viaje con una persona con una gran sensibilidad para percibir cosas que la mayoría no tenemos y me dijo que al tocarla sintió una energía brutal, pero que no era ni negativa ni positiva sino neutra, como la propia Naturaleza.

Lo interesante es que, aunque cuando apareció Agustinita ya existían otras muñecas en el lugar, su llegada hace que Julián rompe con todo el tipo de vida que tenía hasta entonces y toma la decisión de quedarse solo en el lugar junto a sus muñecas sin agua ni luz y, lo más terrible, en completa soledad. Y durante más de treinta años...





 Se conserva la cabaña en la que vivió, una cabaña de madera forrada prácticamente de muñecas tanto exterior como interiormente.


 
 

 Y en esta situación, en soledad, vivió más de treinta años. Un día, continúa la leyenda, el 17 de abril de 2001 Julián toma la decisión de abandonar la protección de sus muñecas, se dirige a la orilla, al lugar donde hace medio siglo murió la niña, y se sienta a esperar la sirena, que sabe que traerá consigo su muerte. Julián Santana morirá ese día a la edad de 86 años. Curiosamente ese mismo día es el cincuenta y un aniversario del primitivo ahogamiento.

Sin embargo, existe una explicación más prosaica a este fallecimiento, Julián se encontraba pescando cuando le sobrevino un infarto, cayó al agua y por una u otra causa murió.

 A partir de este momento será un sobrino de Julián, Anastasio Santana, quien se ocupará y mantendrá la chinampa y contará la historia de su tío.

Hace tres o cuatro años murió Anastasio. El uso de la chinampa cayó en manos de otro familiar. Pero creo que, en esta ocasión, se va a producir un cambio de la utilización del lugar dándole un matiz más turístico, más comercial. Por ejemplo, pude observar a varias personas disfrazadas o carteles fuera de lugar como podemos ver en la fotografía subsiguiente.

Sin embargo, pese a ser una persona escéptica, seguí una recomendación del lugar, "donde fueres haz lo que vieres". Me dijeron que convenía hacerme una autolimpieza con una pequeña rama cogida de un árbol del lugar y luego pasar las hojas por el cuerpo para acabar  arrojando la rama a un fuego. Lo hice.

 


La isla de las muñecas, un lugar diferente, con una gran fuerza, con un terrible pasado e historia. Un lugar para visitar y conocer, sin ninguna duda.



Comentarios

Entradas populares de este blog

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

ORDEN TEMPLARIA. CASTILLO DE MIRAVET (Miravet.Tarragona).

ROCA CABALLERA. Calaceite (Teruel).

SANTA MARÍA DE EUNATE (Muruzábal. Navarra).