CASTILLO DE CALATAÑAZOR (Soria).



CASTILLO DE CALATAÑAZOR (Soria). 


«Como Almanzor saliese de Galicia y quisiera asolar de nuevo las fronteras de Castilla, le salió al encuentro con un gran ejército en un lugar llamado Calatañazor donde trabando el combate cayeron muchos miles de sarracenos y si la noche no acabase con el día el mismo Almanzor hubiera sido apresado. Sin embargo, durante el día no pudo ser vencido y llegada la noche se dio a la fuga con los suyos.

Este texto pertenece al "Chronicon Mundi," escrito por el canónigo de S. Isidoro (León) Lucas de Tuy en torno al 1238. Esta batalla supuso la primera derrota de Almanzor, y la postre la última pues murió poco después en Medinaceli donde fue sepultado. De ahí que se diga que: "En Calatañazor, Almanzor perdió su tambor".

A continuación, os muestro una fotografía realizada desde el castillo del llamado Valle de la Sangre donde supuestamente tuvo lugar tal batalla.



Calatañazor es una villa fortificada en forma de triangulo isósceles que conserva gran parte de los lienzos primitivos. El castillo, roquero, se encuentra en el vértice sudoeste. Ha tenido ilustres propietarios como María de Molina, adelantada mayor de Castilla, el linaje de los Padilla por cuyo nombre también se conoce) o los condes de Medinaceli. 

El castillo se encuentra en estado de ruina consolidado por las últimas actuaciones. 



La planta del castillo sería la siguiente:



Su elemento más importante es la torre del homenaje. Juan Fernández de Padilla recibió de Enrique II de Castilla el señorío jurisdiccional de la villa y su tierra, por lo que la familia estableció su residencia principal en esta torre durante varias generaciones

Desde la torre se puede ver la plaza de la villa donde se sitúa la picota o rollo de justicia. Esta estructura podía tener una función penal (columna en la que se exponía a los malhechores a la vergüenza publica) o jurisdiccional, representando la categoría administrativa de la localidad, marcando el limite territorial o como monumento conmemorativo de la concesión del villazgo. En este caso simbolizaría la autoridad de D. Juan de Padilla, adelantado Mayor de Castilla y señor de la Villa y Tierra de Calatañazor, en 1460.



La construcción de la torre se remonta al siglo XII, aunque existen hipótesis que postulan que se construyó sobre otra torre de origen musulmán, basándose en el cambio de aparejo utilizado en la base de la construcción. 

Presenta numerosas huellas de las sucesivas remodelaciones sufridas a lo largo del tiempo que marcan una evolución desde su origen estrictamente militar hasta su final como residencia palaciega. En esta última etapa el interior de la torre se distribuiría en tres pisos (el inferior de almacén, mientras que el resto de las plantas albergarían distintas estancias) de los que podemos ver los mechinales.

Al lado de esta torre se encentra la entrada a la fortaleza. Esta entrada contaría también como medidas defensivas con un foso y un puente levadizo.




Desde la torre se puede observar el Patio de Armas rodeado por las defensas del castillo. en él se desarrollaban buena parte de las actividades cotidianas de sus ocupantes, pues a su alrededor se localizan diferentes edificaciones: almacenes, cuadras, la armería, los acuartelamientos para la tropa y las viviendas para el servicio doméstico. Era el lugar donde la guarnición se ejercitaba, el escenario de diferentes ceremonias y donde se disfrutaba del tiempo de recreo.



El núcleo interior tiene planta irregular adaptada al terreno y sus esquinas se rematan con torreones y torres cuadrangulares. El tramo entre dos torres estaba recorrido por un estrecho pasillo superior llamado adarve o camino de ronda.



Al exterior se protegió por otro recinto murado más bajo para proteger la base de la muralla, apoyado en el borde de la peña y flanqueado en sus extremos por torreones circulares. Es la llamada antemuralla o falsabraga.



En las inmediaciones de villa y castillo encontramos dos interesantes propuestas. La primera está a los pies del castillo y sería una pequeña necrópolis medieval, de los siglos XI-XII de tres tumbas. Formaría parte de la desaparecida iglesia de santa Coloma, una de las nueve parroquias de Calatañazor durante la Alta Edad Media. Están excavadas en un bloque de piedra caliza, siendo dos antropomorfas y una de bañera. Su orientación noroeste-sureste forma parte de un ritual religioso cuya finalidad era colocar al difunto mirando al Este, hacia Tierra Santa. Se taparían con una o varias losas.

El otro punto lo encontramos junto al camino de la entrada de la villa. Es la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad edificada en torno al siglo XII. Es un templo de nave única que conserva de la época románica el ábside y la portada.






















El caballito de la Lonja homenajea al fotógrafo minutero Ángel Cordero, que en 1925 se instaló en la plaza que hay detrás de la Lonja para retratar a los niños subidos a su caballito de cartón piedra. Dedicó más de 50 años de su vida a sacar una sonrisa a miles de niños zaragozanos

Comentarios

Entradas populares de este blog

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

ORDEN TEMPLARIA. CASTILLO DE MIRAVET (Miravet.Tarragona).

ROCA CABALLERA. Calaceite (Teruel).

SANTA MARÍA DE EUNATE (Muruzábal. Navarra).