LA TORRE DE LOS ITALIANOS (Zaragoza). 


 Se trata del tercer mausoleo militar italiano más grande del mundo, un cementerio vertical en una torre. Nos encontramos en territorio italiano ocupándose del mantenimiento del mismo la comunidad capuchina que se encuentra en el lugar. De hecho, para visitarla deberemos dejar nuestro DNI y datos en la portería de la comunidad.




Italia cuenta con varios mausoleos militares fuera de su territorio para recoger los cuerpos de sus soldados caídos en diversas guerras como los de El Alamein (Egipto) o el de Kobarit (Eslovenia) que os muestro. Todas estas monumentales construcciones de factura muy similar se realizarán en poco más de 20 años. Todas estos monumentales construcciones fueron iniciativa del fascista gobierno de Benito Mussolini. 



En el caso español se realizó primeramente un pequeño mausoleo, hoy abandonado, al lado del puerto del Escudo. Estaba destinado a recoger los combatientes italianos caídos en la batalla de Santander durante la guerra civil española, aunque, por espacio, muchos de los cuerpos fueron enterrados en el exterior del mismo. Todos los restos fueron inhumados y trasladados a Zaragoza en 1975.

Este primer mausoleo lleva asociado un funesto episodio. El 19 de mayo de 1971 un grupo de correligionarios y familiares que habían venido a rendirles homenaje tuvieron un accidente en el autobús en el que viajaban. Resultado, 13 muertos y 23 heridos. ¡Qué triste destino, acabar muriendo donde esquivaste la muerte treinta y tantos años antes!


Vamos al que nos ocupa. La piedra del mausoleo de Zaragoza fue colocada el 3 de mayo de 1942 siendo inaugurado el 13 de junio de 1945. La realización de la construcción la gestionó el capellán capuchino Pietro De Varzi. El material empleado será la piedra en el exterior y ladrillo plano en el interior. Junto al mausoleo se encuentra la iglesia de san Antonio de Padua y un monasterio capuchino.

La ciudad de Zaragoza fue elegida para tal empresa por varios motivos:

  • Por su pasado romano, única ciudad que lleva el nombre completo de un emperador.
  • Su situación geográfica que facilitaría el traslado de los restos de los soldados italianos que se encontraban dispersos por toda la geografía española.
  • Zaragoza ya contaba con un gran cementerio italiano situado junto al cementerio municipal. Asimismo, esta ciudad tuvo uno de los más grandes hospitales de campaña en la guerra situado, por si conocéis la ciudad, en el actual colegio de los Agustinos.

El acuerdo al que llegaron los gobiernos español e italiano consistió en que el primero cedió los terrenos y el segundo se ocuparía de la construcción y mantenimiento. Además, il Duce regaló a la ciudad una estatua de Cesar Augusto que se encuentra al lado de las murallas romanas.

La torre tiene una altura de 42 metros. El proyecto original medía 85 metros y estaría rematada por una cúpula formada por cien cruces con las que se alcanzarían los cien metros. Este proyecto no pudo realizarse por falta de fondos.



El proyecto primigenio también contaba con la realización de un amplio jardín que tendría un estanque en el que se reflejaría el monumento (tampoco pudo realizarse por el mismo motivo económico).

Uno de los elementos simbólicos que podemos ver abundantemente, en la reja de entrada y en las ventanas, son las fasces, un icono del fascismo italiano. Las fasces, de origen romano, eran aquel conjunto formado por 30 varas junto con un hacha, todo ello atado. Lo llevaban los lictores que eran la guardia personal de los magistrados curules romanos. Además, el edificio tendría la forma de ese hacha siendo la hoja los varios arcos de medio punto que encontramos.



Antes de acceder al interior quisiera comentar algo que considero importante. Al caer el gobierno fascista de Mussolini, el gobierno subsiguiente quiso y logró, pese a las reticencias del gobierno español, que en el mausoleo se rendiese homenaje a todos los combatientes italianos que lucharon y murieron en la guerra civil española independientemente del bando elegido. De esta forma, aquí se encuentran también los restos de 526 brigadistas que lucharon defendiendo la República. En el arco que marca la puerta de acceso, figura una leyenda: L’Italia a tutti suoi Cadutti in Spagna (Italia a todos sus caídos en España). Veámoslo como un lugar de reconciliación y de memoria.




En la base de la torre se encuentra una pequeña capilla en la que cada 2 de noviembre la orden de los capuchinos organiza una misa por todos los italianos caídos a la que suele asistir el embajador de Italia en España.

En este espacio encontramos dos elementos significativos. Por un lado, tenemos una bandera. Se trata de la bandera usada por las tropas italianas en la batalla de Guadalajara en la que fueron derrotados. De otra parte, hay una placa que recoge el número de italianos caídos en la guerra: 4183. También existe un listado detallado del número de restos que se encuentran aquí, los que murieron en Italia como consecuencia de las heridas, desaparecidos...




Es hora de subir a la torre y visitar este especial cementerio. Lo haremos, subiendo unas suaves rampas. 




En el ascenso estaremos siendo acompañados por los nombres, muchos nombres ordenados alfabéticamente. Son los nombres de los italianos que murieron en España. Los conocemos por que entre los combatientes italianos caídos era costumbre que los sacerdotes que los acompañaban atasen una botella con los datos del fallecido en el interior de ella y atada, en la pierna si era tropa o en el brazo si era oficial.

Estos nombres aparecen en pequeñas losas de alabastro en grupos de veinte-treinta rodeando una cruz tras la cual están los restos en pequeñas cajas de 45x30x30 centímetros.




Entre los nombres que nos podemos encontrar está Pietro Barresi, primer italiano muerto en la guerra española, o Alberto Liuzzi, oficial de más alta graduación. Alberto Liuzzi era colonnello, el equivalente en la graduación española de coronel. Una curiosidad, su religión era la judía.




En algunas placas aparece en un ángulo una pequeña reseña "Pso. Escudo", indica que los restos de esa persona fueron trasladados del mausoleo de aquel lugar, aquella pirámide de la que hable anteriormente. También podemos encontrar pequeñas informaciones como si fue brigadista, condecoraciones recibidas, si fue repatriado...

Sin embargo, lo que más impresiona es ver las fotografías de las personas y, sobre todo, los mensajes manuscritos en pequeñas notas de familiares o amigos.




En la pared de la última rampa encontramos los nombres de aquellos soldados que fueron heridos en nuestro país y murieron como consecuencia de esas heridas en Italia.





Volviendo a la base, vemos un pequeño jardín, nada que ver con grandioso parque, con estanque incluido, que se proyectó. Es aquí donde quería enseñaros algo. Se trata de la figura de una virgen coronada con Niño. Está figura se encontraba en la cripta de aquel mausoleo sito entre Burgos y Cantabria. Cuando los restos de los soldados italianos se trasladaron aquí, ella vino con ellos. 




Todo un símbolo de los estragos de la guerra y hay que verlo como un lugar de recuerdo y reconciliación con el deseo de que aquellos actos no se vuelvan a producirse.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

ORDEN TEMPLARIA. CASTILLO DE MIRAVET (Miravet.Tarragona).

ROCA CABALLERA. Calaceite (Teruel).

SANTA MARÍA DE EUNATE (Muruzábal. Navarra).