CUEVA  IALOMITA (Rumanía).


En esta ocasión nos encontramos el centro de Rumanía, en los bellos Alpes Transilvanos (Cárpatos). En el centro de los Montes Bucegi se encuentra nuestro destino, la cueva Ialomita.

Estamos en el Parque Nacional del Valle de Horobeus. Para llegar a la entrada de la cueva debemos caminar desde el aparcamiento quince o veinte minutos, un corto y agradable paseo.

 



Deberemos pasar por el monasterio de Ialomicioara que fue construido a principios del siglo XVI por el gobernante de Valaquia Mihnea cel Rau, hijo de Vlad el Empalador. Realizado de madera, y custodiando un enorme complejo de cuevas, el monasterio ha sufrido numerosos incendios y ha sido reconstruido unas cuantas ocasiones.

La entrada de la gruta se encuentra la iglesia ortodoxa de los "Apóstoles Pedro y Pablo"




Algunos datos prácticos. La cueva tiene una longitud de 1128 metros, de los cuales podremos visitar unos 450 metros. La temperatura es de 5-6 grados y la humedad está entre 85-100%. Durante la visita deberemos llevar un casco para evitar los golpes. El recorrido lo hacemos por un pasillo realizado en la gruta con barandillas, escaleras y caminando sobre planchas de metal. 




La cueva fue en su momento hábitat del oso cavernario como nos lo muestra una vitrina que recoge la cabeza ósea de un ejemplar.




Bien, pero esta cueva tiene para mí un interés muy especial, muy relacionado con la leyenda y la tradición. Podríamos considerarla un Lugar de Poder. El lugar está relacionado con Zalmoxis, el dios de los dacios y los getas, dios que según la tradición murió y pasados tres años resucitó. También el lugar está muy relacionado con los soldados-hombres-lobo y su transformación en estos fantásticos seres. 

Dijo Heródoto, el historiador griego, refiriéndose a los mencionados getas, que “se creen inmortales”, ya que “creen que no mueren y que, si alguno perece, marcha al encuentro de Zalmoxis, un ser sobrenatural”. De hecho, los dacios se creían hijos del gran lobo blanco (el mismo Zalmoxis). Parece ser que Zalmoxis fue un esclavo de Pitágoras que una vez libre se enriqueció, comenzó a transmitir las enseñanzas que había aprendido junto a él y con la consideración de la inmortalidad del alma. La leyenda dice que se retiró a esta gruta, murió y resucitó al cabo de tres años siendo inmortal llegando a ser uno de los principales dioses de los getas y dacios.

Los romanos creían que los hombres dacios y getas entraban en una cueva y tras un largo ritual se transformaban en lobos, soldados perfectos e inmortales (o al menos eso se creían, por eso no tenían a la muerte y ello los hacia especialmente temibles). Esta entrada del blog está muy relacionada con la formación/transformación de los temidos hombres-lobo. Esta transformación se realizaba en tres fases que debían realizarse en tres años:

  • La primera parte se realizaba en la cueva donde nos encontramos. En esta fase se produce la transformación mental, espiritual que nos lleva a deshacernos de los lastres materiales de este mundo.
En un lugar de la gruta brota el agua. Sería este el lugar donde se habría producido la muerte y resurrección d a los tres años (similitud con el cristianismo) de Zalmoxis. Se afirma que si eres puro de espíritu podrás pedir un deseo y se dice que, si respetas la Magia Antigua, se te lo concederá. A continuación, os muestro unas fotografías de tan especial lugar. Tierra y agua, dos de los cuatro elementos clásicos y esenciales. 




Como decía e trataba de una prueba mental, espiritual, que requeriría una profunda meditación. Por cierto, el agua que mana en este lugar es pura, el análisis de la misma nos indica la inexistencia de bacterias o nitratos.
  • La segunda prueba tendrá como escenario los Montes Bucegi en el corazón de los Cárpatos Orientales. Allí se encuentra la montaña sacra de Kogaionon. La tradición dice que allí habitaba un poderoso dragón que fulminaba a los soldados más poderosos. De ahí procedería el conocido símbolo que os mostraré.
Esta prueba radicaba en lanzarse sobre un bosque de afiladas lanzas. Era un punto de no retorno, o morías insertado en ellas o proseguías con el ritual. Como vemos en esta ocasión la prueba es más física, al contrario que la anterior que era mental, de fuerza y agilidad. Se persigue adquirir las habilidades del buen soldado.

Hay opiniones que indican que la sabida forma de tortura y muerte de Vlad III, el empalamiento, tiene su primigenio inspiración aquí.



  • La tercera prueba se basaba en la ascensión al monte Omu, de 2505 metros de altitud. Con ello se completaría la metamorfosis y se adquirirían la resistencia y la perseverancia adecuadas. Pero además como soldados-lobos se obtendría la ansiada mortalidad, entraríamos en la leyenda.
Ante de abandonar la gruta es muy recomendable visitar la pequeña iglesia que vimos al principio, podremos encontrar excelentes pinturas.




Bueno, ya tengo realizado un tercio del ritual, falta algo menos para "convertirme" en uno de aquellos míticos seres. En serio, lo cierto es que acabamos de visitar un especial lugar de la gran Rumanía, un lugar lleno de belleza, misterio y leyenda.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

ORDEN TEMPLARIA. CASTILLO DE MIRAVET (Miravet.Tarragona).

ROCA CABALLERA. Calaceite (Teruel).

SANTA MARÍA DE EUNATE (Muruzábal. Navarra).