YACIMIENTO NUMANCIA (Garray. Soria).

Actualmente es habitual oír la expresión "defensa numantina" para referirnos a cualquier situación en la que el débil se opone al fuerte hasta las últimas consecuencias. Este dicho hace referencia a la heroica defensa y oposición que realizó una pequeña ciudad celtibérica al todopoderoso Imperio Romano por un período de unos veinte años en el siglo II a.C. Este es el  mítico lugar en el que nos encontramos en esta ocasión.

Numancia era una pequeña ciudad arévaca situada sobre un extenso cerro de La Muela de Garray desde donde se domina una amplia llanura. Esta posición estratégica se ve reforzada por el control que ejerce sobre el vado del río Duero. Su población estaría entre 1500 (el poblado) y 4000 (si contamos su zona de influencia) habitantes. Según Apiano Numancia estaba en la antigüedad "rodeada de espesos bosques y el Duero era navegable en pequeños esquifes co ayuda de velas". También se sabe que estaba rodeada de pantanos y lagunas cenagosas hoy desecadas.



Para que se produjera el hecho de tan heroica defensa debemos contar con dos acontecimientos. El primero sería el inicio de la fortificación de la vecina Segeda. Los romanos lo tomaron como una provocación y los segedanos, que tenían la muralla a medias, fueron a refugiarse a Numancia siendo perseguidos por un ejercito romano de unos 30.000 efectivos. El segundo punto, aunque parezca increíble, sería que el gran ejercito romano que contaba, incluso, con diez elefantes. Bien, los romanos atacaron con los elefantes en vanguardia, los arévacos y bellos lanzaron proyectiles contra aquellos provocando que un animal enloqueciera creando gran confusión entre las filas romanas. Los celtiberos aprovecharon para contraatacar, rechazando a los romanos y provocando unas seis mil bajas. A continuación cinco cónsules intentaron conquistar Numancia, fracasando todos ellos. Se produjo incluso el episodio de Cayo Hostilio Mancino que llegó a un mal acuerdo con los numantinos, el cual no fue aprobado por Roma. Mancino fue apresado y entregado desnudo a los numantinos.

Roma, cansada, envió a Publio Escipión el Africano, el vencedor de Cartago. Escipión llegó a contar con 60000 hombres frente a unos 4000 sitiados. El Africano lo primero que hizo fue imponer una férrea disciplina. Se cuenta que expulsó a prostitutas y adivinadores, requisó objetos de lujo (se dice que hasta 20000 pinzas de depilar) y obligó a todos, generales incluidos, a dormir en el suelo.

Con un ejercito en forma y disciplinado Escipión evitó un asalto directo y prefirió aislar Numancia. En menos de tres meses se construyó una obra de ingeniería bélica, concebida para que nadie pudiera escapar de Numancia.




Rodearon la ciudad por un potente muro (vallum), de nueve kilómetros de perímetro (2,40 metros de ancho y unos 4,50 metros de alto, reforzado con torres de mayor altura). Las torres de vigilancia, situadas cada treinta metros (haciendo un total de trescientas), estaban equipadas con catapultas. Alrededor de la muralla se instalaron, como vemos en las imágenes anteriores siete campamentos y dos fortificaciones.



Además, en la confluencia del río Duero con el Tera y con el Merdancho, dispuso fortines para controlar el paso fluvial.  En el río, una cadena con púas cortaba el paso a barcas y nadadores.



Los numantinos solo burlaron el cerco una vez. Retógenes con unos pocos soldados intentó pedir ayuda a otras ciudades. Tan solo 400 jóvenes de Lutia se prestaron a ayudar. Sin embargo, fueron traicionados y Escipión respondió y castigó cortando las manos a estos 400 hombres. 

La ciudad se rindió en el verano de 133 a.C., tras once meses de aislamiento y 20 años de resistencia. Apiano, volvemos al historiador latino, en su "Historia de Roma" nos lo narra así:

"Ningún tipo de miseria estuvo ausente. Se volvieron salvajes de espíritu a causa de los alimentos y semejantes a las fieras, en sus cuerpos, a causa del hambre, de la peste, del cabellos largo y del tiempo transcurrido. Al encontrarse en una situación tal, se entregaron a Escipión. Éste les ordenó que en ese mismo día llevara sus armas al lugar que había designado y que al día siguiente acudieran a otro lugar. Ellos, en cambio, dejaron transcurrir el día, pues acordaron que muchos gozaban aún de la libertad y querían poner fin a sus vidas. Por consiguiente, solicitaron un día para disponerse a morir".

Escipión eligió cincuenta de los perdedores para su triunfo, el resto los vendió como esclavos. Después, arrasó hasta los cimientos la ciudad. 

A partir de este momento se reconoce su valor y heroísmo hasta para los mismos romanos entrando en la leyenda. Esta es su historia, veamos ahora sus restos. 

Sobre la ciudad celtibérica se construyó una romana que mantuvo el aspecto original introduciendo mejoras. Las calles estaban empedradas con cantos rodados en dirección este-oeste salvo dos calles principales que lo hacían en dirección norte-sur, de forma que se pudiese cortar el viento del norte.  En cada cruce, las calles continuaban en el mismo sentido pero un poco más a la izquierda o un poco más a la derecha, con el fin de que las esquinas de las casas cortasen el viento.



La ciudad estaba rodeada por una muralla con cuatro puertas de entrada orientadas a los puntos cardinales. Se ha reconstruido un tramo de muralla en la parte sur y otro en la parte norte. La puerta norte está defendida por dos torres cuadradas de madera. La anchura de base de la muralla es de unos cuatro metros siendo construida por dos muros de piedra con cantos más pequeños y tierra en su interior alcanzando una altura de tres metros y medio. Encima de ello habría un parapeto más estrecho, de un metro y medio de altura, realizado con postes de madera y adobe, que deja un paseo de ronda.



Nada más pasar la taquilla y tienda del lugar, en los monumentos de los que hablaré más tarde, se encuentran los restos de un "caldarium" doble de unas pequeñas termas romanas. Existía un horno que calentaba el depósito de agua, se producía también aire caliente que pasaba a las estancias a través de agujeros inferiores en las paredes. En la foto de la izquierda os muestro los orificios por donde pasaba ese aire caliente. Este mismo aire caliente circulaba también en la cámara que dejaba el suelo elevado y en los apliques de paredes y techo.

En la imagen de la derecha se ven los restos  de un gran edificio publico romano de gran extensión realizado entorno a un patio porticado del que vemos las bases de la columnas.



Me llamo la atención la gran cantidad de aljibes existentes. Los podemos encontrar, excavados en la tierra y construidos con piedra en  los patios de las casas  particulares de las casas particulares . o en las esquinas de las manzanas para un uso comunal. A la derecha, un aljibe particular con escaleras.




Las casas se agrupaban en manzanas. Tenían una base de piedra, aunque había elementos de madera, adobe, barro y paja; la techumbre quedaba constituida por una cubierta vegetal. Los numantinos recubrían el suelo con tierra apisonada. Las casas eran de unos 50 metros cuadros. La que ha sido reconstruida tiene tres estancias: una delantera destinada a labores artesanales (molienda de cereal y tejido), con un trampilla en el suelo para bajar a la bodega; una habitación central o lugar de reunión familiar, en torno al hogar, donde comían y dormían; y otra trasera destinada a despensa. Por una pequeña puerta lateral se accede al corral con un pequeño cobertizo para los animales.





También ha sido reconstruida una casa de la época romana. Eran más grandes que las celtiberas, de pierda y con cubierta vegetal. A través de un patio abierto, con aljibe y horno de pan, se accede aun vestíbulo (con molinos y telar), que facilita el paso a la cocina y a las habitaciones. Una ultima estancia está destinada a granero y almacén de útiles agrícolas, y comunicada con un pequeño corral exterior para los animales.




En la zona sur había una serie de residencias diferentes. Estas viviendas tenían un patio delantero rectangular con un pequeño pórtico de columnas en forma de "L", y una zona rectangular descubierta. La vivienda estaría detrás y se accedería por medio de unas escaleras situadas al fondo.



Numancia ha sido exaltada, ya desde un primer momento e incluso por autores romanos, por su resistencia y final heroico. Se ha empleado en muchas ocasiones como símbolo romántico de la unidad nacional, de resistencia, de ejemplo de lucha por la libertad...

En el mismo yacimiento encontraremos tres monumentos. El primero de ellos quedo inconcluso, sólo esta el pedestal, y es de mediados del siglo XIX. A finales del mismo siglo se levantó un pequeño pedestal por parte del 2º regimiento San Marcial. Y, por último, en 1905 se erigió un obelisco a los "Héroes Numantinos".



Por ultimo, quisiera recomendaros una pequeña exposición sobre la caída de Numancia de clicks, sí esos muñequitos con los que jugaban nuestros hijos. Podemos ver la recreación en el Aula Arqueológica de Garray.




Nos encontraremos, por ejemplo, a Mancino desnudo ante Numancia, la famosa batalla de los elefantes o ritual funerario celtibérico.



Numancia, todo un mito que ha generado alusiones de grandes autores:

"Numancia es la gloria más grande de Hispania" (Floro).

"Numancia del sistema y de la ruina, alma de libertad, trono del viento" (Gerardo Diego).

"La fuerza no vencida, el valor tanto, digno de en prosa y verso celebrarse" (Miguel de Cervantes).





Comentarios

Entradas populares de este blog

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

ORDEN TEMPLARIA. CASTILLO DE MIRAVET (Miravet.Tarragona).

ROCA CABALLERA. Calaceite (Teruel).

SANTA MARÍA DE EUNATE (Muruzábal. Navarra).