IGLESIA DEL SANTO SEPULCRO (Torres del Río. Navarra).


Uno de los muchos enclaves que admiramos al recorrer el Camino de Santiago es el lugar donde hoy nos encontramos, la iglesia del Santo Sepulcro de Torres del Río. El nombre de la población se debe a cinco casas con torre que existieron en su época musulmana.

El templo se encuentra situado en la parte baja de la villa en un entorno que en la Edad Media tenía muchas tumbas de peregrinos, sepulturas que salieron a la luz con la construcción de nuevas edificaciones. Un emplazamiento muy relacionado con la muerte y, también, con la resurrección como veremos repetidamente. 




En lo referente al origen y promotores del templo existe una polémica muy semejante a la de Santa María de Eunate (https://www.viajarverencontrar.com/2020/12/santa-maria-de-eunate.html). En ambos templos existe el debate de si los templos son templarios o no y su posible uso como linterna de muertos o faro para los peregrinos (cosa ilógica pues los peregrinos no viajaban de noche y la situación del templo lo hace prácticamente invisible hasta que no estás en la localidad).

No existe documentación que permita la datación exacta de la construcción, de modo que debemos fijarnos en sus características formales y estilos, se habla de un entorno al siglo XII.

Existen atribuciones a la Orden Templaria por semejanza con algún templo francés y una serie de características propias de la construcción templaria (tesis que modestamente comparto). Por otro lado, otros estudiosos atribuyen su origen a la orden del Santo Sepulcro a lo largo del siglo XII y sabiendo que, incluso su ultimo prior, Santiago de Ábalos, murió allí. Apoyando esta última teoría existe una relación de posesiones de la Orden del Santo Sepulcro en la península, fechada en 1215, en la que podemos encontrar:

"... la iglesia y casa del Santo Sepulcro de Torres con el hospital y todas libertades y pertenencias suyas y cualesquier cosas que tenéis en el reino de Navarra."

La planta de la iglesia del Santo Sepulcro de Torres del Río es la de un octógono ligeramente irregular unido a un ábside de planta semicircular al este y una torre cilíndrica al oeste con una escalera embutida en la misma. Al observar la planta, el buen amigo y gran y documentado escritor Mariano F. Urresti  en su pequeño ensayo "La Muerte en el Camino de Santiago" nos dice:

"...cuenta con un abside sesemicircular y una desconcertante torre frente al abside que hace que el dibujo de la planta del edificio recuerde a un ocho o símbolo del infinito ( ∞ ) que, según algunas opiniones, simboliza la superacion a la muerte".

  Nuevamente Muerte-Resurrección. Un libro plenamente recomendable (recomendación extensible a cualquiera de sus 28 libros, algunos de ellos sobre el Temple y el propio Camino).





Tradicionalmente se han atribuido a las construcciones de planta poligonal, especialmente la octogonal, a la Orden del Temple (en conmemoración del Santo Sepulcro de la ciudad de Jerusalén) aunque una cosa no implica la otra. En este punto quisiera recomendar otro buen y admirado autor, Rafael Alarcón Herrera, y un libro del mismo, "A la sombra de los Templarios" donde de forma pormenorizada estudia y analiza estos especiales templos.

La portada de la iglesia, de medio punto, se encuentra en el lado sur. Consta de dos arquivoltas lisas, y guardapolvos decorado con dibujos geométricos, que descansan en una columna a cada lado con capiteles lisos, cuyo cimacio tiene decoración vegetal. El tímpano, que fue retocado  posteriormente, presenta una cruz patriarcal que recordemos que era una cruz mágica para los templarios de igual forma que la Tau era la esotérica.




 El cuerpo principal tiene tres pisos. El primero es liso salvo la portada vista. El segundo nivel tiene arcos apuntados de descarga y cuenta dos vanos al lado de la cabecera. Entre los capiteles podemos ver los clásicos de aves con el cuello enlazado y un centauro asaeteando arpía. El cuerpo superior tiene ventanales de arquivoltas sobre columnillas que rodean pequeñas celosías cuya función es iluminar el interior. Este prisma octogonal está reforzado y embellecido por columnas en los vértices que llegan hasta su alero. Los canecillos de esta cornisa son trilobulados, de influencia musulmana. Coronando el edificio tenemos una torrecilla (supuesta linterna) que reproduce  de forma simplificada los volúmenes y formas del nivel inferior. En los lados que corresponden a los puntos cardinales se abren los correspondientes ventanales.



Al traspasar el umbral, nos encontramos con una cuidada y equilibrada construcción que tiende a una inusual verticalidad. Nos llama especialmente la atención la cúpula de importante influencia islamista. En el centro de cada uno de los lados del octógono hay dos ménsulas de las que parten sendos nervios que van a acabar dos lados más allá del inicial. Con ello se consigue una serie de formas geométricas entre las que destaca en el centro una estrella de ocho puntas. De esta estrella parte la construcción de un nueva bóveda de media esfera que hace de soberbia clave. Octógono, estrella de ocho puntas más una bóveda en el centro igual a nueve: un conocido número...

Si bajamos la mirada, vemos un banco corrido, un lugar perfecto en el que los monjes-soldados pudieran haber realizado los capítulos. 



En el arranque de los nervios, entre y encima de las dos ménsulas,  se abren unos pequeños vanos cubiertos de celosías talladas en piedra con remate de torres y castilletes. Estos castillos podrían representar la "Nueva Jerusalén", ciudad ya sea literal o figurada que representa una reconstrucción física o bien una restauración espiritual. 

 En algunos de los citados nervios aparecen pintados los nombres de los apóstoles. También en uno de ellos podemos encontrar un texto alusivo a la autoría de la iglesia. el nombre del citado autor es prácticamente ilegible pero es legible el conocido "Me fecit".




El ábside, orientado al este, se encuentra enmarcado en un arco triunfal y cubierto con un arco de esfera apuntado. Encima de las ménsulas situadas en las enjutas del arco triunfal se esculpieron "cabezas de animales", en una de las ellas podemos ver como se devora a una presa todavía con rastro de pintura roja.  Sin embargo, a mí  no me parecen animales, me recuerdan unos excelentes "bafomet"




Los dos capiteles del arco triunfal son historiados. Los motivos están relacionados con el que creo es la principal advocación del templo, La Muerte y la Resurrección. El del lado norte nos muestra un bello y extraño descendimiento de Cristo y en el lado sur vemos el sepulcro vacío y abierto junto a las tres Marías (que según San Marcos serían María Magdalena, Salomé y  María, la esposa de Santiago). 




Y ante el vano del ábside, un cristo crucificado. Es una bella talla románica del siglo XII, un Cristo de cuatro clavos.



Un templo digno de detenida visita con ojos atentos y observadores.

✠✠✠ nnDnn ✠✠✠








Comentarios

Entradas populares de este blog

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

ORDEN TEMPLARIA. CASTILLO DE MIRAVET (Miravet.Tarragona).

ROCA CABALLERA. Calaceite (Teruel).

SANTA MARÍA DE EUNATE (Muruzábal. Navarra).