CASTILLO DE LOS CALATRAVOS (Alcañiz. Teruel).


 Nos encontramos en el Bajo Aragón, en la localidad de Alcañiz. Le fue concedido el título de ciudad por Felipe IV en 1652 pero su historia es mucho más dilatada, la primera referencia escrita que tenemos de ella se remonta a 1140, en el Cantar del Mío Cid:

"Non lo tardó - el que en buen ora nasco, priso dozientos cavalleros - escollechos a mano, fizo una corrida - la noch trasnochando; tierras d'Alcañiz - negras las va parando, e a derredor - todo lo va preando. Al tercer día - don ixo i es tornado".

Vamos a recorrer un poco su castillo y admirar los extraordinarios frescos medievales del mismo.




La fortaleza comenzó a construirse en la conocida como loma de Pui-Pinos en el siglo XII sobre un castro romano y posiblemente una alcazaba musulmana. Durante el siglo XVIII se llevó a cabo una gran reforma en la que el antiguo castillo medieval adquiere la disposición de los palacios aragoneses del tardo-renacimiento determinado por una gran fachada, construida en 1738, flanqueada por dos grandes torres cuadradas y a la que se accede por un camino de ronda y una rampa producto de la reforma del siglo XIX.

A continuación os muestro dos planos. A la izquierda vemos una planta el castillo según el arquitecto D. Manuel Lorente Junquera. La otra imagen, a la derecha, después de su restauración y transformación en Parador Nacional en la década de los 60 del pasado siglo. En la zona Norte veremos las construcciones medievales y en la zona Sur el Palacio barroco de los Comendadores


El primitivo castillo fue una de las primeras construcciones de la península en adoptar el modelo Felipe Augusto (planta cuadrada franqueada por torres y con un patio interior que da acceso a las distintas dependencias).

Alcañiz fue conquistada por primera vez en 1117 por Alfonso I el Batallador. Fortaleza y villa fueron entregados por Alfonso II en 1179 a la Orden Militar de Calatrava como recompensa a sus servicios en la reconquista. Entre los hechos históricos que fue protagonista este lugar están, por ejemplo, el Pacto de la Concordia que daría lugar al Compromiso de Caspe o ser base de distintas campañas militares del rey aragonés Jaime I, el Conquistador. El enclave se convertiría en la Encomienda Mayor para la Corona de Aragón.

Se accede al castillo, tras ascender por el pronunciado camino de ronda, pasando por el robusto arco de entrada. Este acceso, siguiendo el esquema de las fortificaciones islámicas, se dispone perpendicularmente al muro. Todo el recinto esta rodeado por una muralla reformada en el siglo XIX.




Cuando traspasamos el umbral lo primero que vemos es el Palacio de los Comendadores, construido en el siglo XVIII siguiendo los cánones de palacio aragonés tardo-renacentista. Flanqueado por torres medievales en origen, destaca su portada barroca y sus balcones.




La capilla, dedicada a María Magdalena, fue construida entorno al siglo XIII. A ella se accede por un atrio que es, en realidad, la planta baja de la Torre del Homenaje. A la derecha de él se ve una bella portada románica, decorada profusamente con pinturas (cuya temática es el Juicio Final) y con uno de los pocos ajedrezados jaqués del Bajo Aragón. Este acceso es por la zona correspondiente a los pies de la misma. La capilla es de planta rectangular, de una sola nave, con cinco tramos y cubierta con bóveda de cañón apuntado sobre arcos fajones. 




En el lado del evangelio (izquierdo) están los restos del virrey de Aragón y comendador mayor de Alcañiz Juan de Lanuza en un sepulcro de alabastro blanco obra de Damián Forment en 1537. Está muy dañado.




El claustro se encuentra adosado al muro Sur de la iglesia. Posiblemente se construyó al mismo tiempo que el templo. Existe un acceso desde el atrio anteriormente nombrado mediante una sencilla portada románica. Está formado por cuatro pandas que se abren por medio de dos grandes arcos apuntados por lado. 




En sus muros y sobre ellos podemos encontrar laudas sepulcrales, arcosolios, escudos y blasones (algunos de ellos con la la conocida cruz de la Orden de Calatrava) e incluso uno con una figura invertida o girada que denota la bastardía de su poseedor.




En la galería encontramos lápidas funerarias. Creo que es interesante la que os muestro bajo  este párrafo (a la derecha). En ella está grabado: "Joanes:lapicida:hoc:claustrum". Algunos autores la datan hacia 1300 y suponen que hace referencia al posible constructor del claustro.




Hayamos también restos de pinturas murales. Por ejemplo, en el lado Sur, hay una deteriorada Virgen de la Leche en cuya parte inferior vemos alguna cruz de calatrava y muy cerca un arcángel San Miguel lanceando a un ser, imagino que demoniaco. También me pareció muy interesante el esbozo a carboncillo de un Calvario.




La Torre del Homenaje, del siglo XIV, está situada en el lado Oeste de la capilla y consta de cuatro alturas y planta cuadrangular. En la inferior hay un arco apuntado de grandes dimensiones, que cobija en su interior, como ya he escrito,  el acceso a la capilla. En el segundo piso tenemos una ventana ojival bajo un arco apuntado. El tercer cuerpo está adornado por una ventana germinada y el último piso cuenta con dos vanos de medio punto.



En la torre se conservan bellas e interesantes pinturas murales góticas de estilo lineal, fechadas en el siglo XIV, con una variada temática. Podemos ver, por ejemplo, escenas civiles, cortesanas y caballerescas como la representación de unas compungidas y tristes damas en un castillo ante la marcha de su caballero...



También podemos ver escenas de combate entre musulmanes y cristianos...





Debido al lugar en el que nos encontramos vemos numerosas enseñas de la Orden de Calatrava. Sin embargo, también podemos ver casas nobiliarias en los símbolos y dibujos que los representan: una vasija para el señor de Caldera, una luna para el señor de Luna, un cuervo para el señor de Cornell, un águila...




Hay una escena que me gustó especialmente. Se trata de un desfile militar entrando a una ciudad. Se ha especulado que podría ser el rey aragonés Jaime I entrando en Valencia tras ser conquistada en 1239.




La Rueda de la Fortuna. Se trata de un muy interesante dibujo alusivo al destino y al paso del tiempo. En el centro del mismo tenemos, entronizada, la diosa Fortuna. A su alrededor, coincidiendo con los cuartos de un hipotético reloj, vemos cuatro escenas: a la derecha vemos un dinámico hombre, pletórico y lleno de ambición junto a la leyenda regnabo (reinaré); arriba el está en actitud de triunfo con dos copas y lapalabra regno (reino); a la izquierda el hombre está en plena caída junto a la inscripción regnavit (reiné) y, por último, abajo en hombre está derrotado y humillado junto a sum sine regno (estoy sin reino, carezco de reino). La fortuna encumbra o abate, indistintamente.

También hay pintando un calendario medieval con los meses representados por labores y actividades propias de cada uno de ellos. En la imagen os muestro los correspondientes a los meses de julio (un campesino desgrana el trigo con un mayal), agosto (un tonelero), septiembre (un campesino moreno y con barba vendimia) y octubre (un campesino está arando y preparando la tierra para el cereal de invierno).





Por supuesto, existe una leyenda relacionada con el castillo y con la ciudad. La leyenda dice que existe una red de túneles que recorría la ciudad conectando el castillo calatravo, la ex colegiata de Santa María La Mayor y algunas otras iglesias. Hay quien aventura incluso  que un ramal de estos túneles cruza por debajo del río Guadalope.

Os animo a visitar alguno de estos pasadizos del subsuelo, visitables hoy en día, y desde  luego, acercaros a la citada iglesia de Santa María La Mayor que fue colegiata desde 1407 hasta 1851. 





Comentarios

Entradas populares de este blog

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

ORDEN TEMPLARIA. CASTILLO DE MIRAVET (Miravet.Tarragona).

ROCA CABALLERA. Calaceite (Teruel).

SANTA MARÍA DE EUNATE (Muruzábal. Navarra).