CIUDAD SUBTERRÁNEA DE ST. MERCURIUS (Cappadocia. Turquía).


Hoy viajaremos a la ciudad subterránea de Saint Mercurius. Se encuentra situada en la región turca de Capadocia. Estas construcciones son, para mí, todo un misterio. Tengo multitud de interrogantes, ¿cómo se hicieron? ¿porque? ¿qué temían? ¿cómo se iluminaban?...

Quizá la ciudad subterránea más famosa y visitada sea Derinkuyu. Sin embargo, yo visité  Saint Mercurius, descubierta en 2014, menos visitada y con alguna característica muy especial, se cree que fue una ciudad en la que se residía permanentemente, no fue solamente un refugio ocasional como era lo habitual. Se encuentra en el centro de la aldea de Sarath (imagen 1), en la provincia de Nevsehir.  

  El topónimo de San Mercurio procede del mártir cristiano nacido en Roma en el 224 d.C. Por negarse a  adorar a los ídolos del emperador Decio fue desterrado a la Cesarea de Capadocia (actual  Kayseri, muy cerca del lugar en que nos encontramos) donde fue decapitado. La tradición dice que en vida se le apareció el Arcángel Miguel el  cual le entregó su espada :

 “Mercurio, siervo de Jesucristo, no temas. Toma esta espada de mi mano y combate con ella a los bereberes. No te olvides de tu Dios cuando vuelvas victorioso. Yo soy Miguel Arcángel, enviado por Dios para informarte que deberás sufrir por el nombre del Señor. Yo estaré contigo y te apoyaré hasta que completes tu testimonio. El nombre de Jesucristo nuestro Señor será glorificado en ti”. Luego nuestro santo tomó la espada que San Miguel le ofreció (por ello a San Mercurio se le conoce entre los cristianos coptos con el apelativo de Abu Sayfayn -en árabe أَبُو سُيُوف, “el portador de las dos espadas”: la espada militar y el poder de Dios-), y alcanzó la victoria.

Otra leyenda refiere que el 26 de Junio del año 363 ante el rezo de san Basilio un aparecido San Mercurio atravesó y mató a Juliano II el  Apóstata en su guerra contra los persas. En la imagen 2 vemos a San Mercurio como suele representarse,  con las dos espadas y con Juliano II muerto a sus pies (imagen 2).



Bien, volvamos a la ciudad subterránea. La ciudad tiene siete pisos excavados, tres de ellos habilitados para la visita turística. En ella hay por lo menos siete kilómetros de túneles, iglesias ocultas y galerías para escapar en caso de emergencia que se remontan a hace unos 5.000 años. El material existente en la zona es la toba, piedra caliza, porosa y fácil de excavar y trabajar. En la imagen 3 os muestro el plano de de la nivel que visité.




La entrada se realiza por una escalera con una docena de escalones. Llegué a una zona donde se encontraba la iglesia, una iglesia con dos columnas en el centro de la misma y mucho mayor que las de otras ciudades subterráneas. Nos recibe un cementerio (imagen 4) con alrededor de unas treinta tumbas, algunas de ellas pertenecientes a niños. He leído que cuando se descubrió algunas de ellas todavía con huesos y en una se encontraban juntos los restos de un hombre y mujer juntos. En el noroeste de la estancia hay un curioso enterramiento franqueado por un arco.



 El lugar se usó con frecuencia alrededor del año 250 d.C. cuando se prohibió y persiguió el cristianismo. Su uso en ese período fue principalmente como refugio. En siglos posteriores también se debió usar a tenor de las investigaciones y hallazgos mostrados en un número de la revista Opera Ipogea de 2014. En ella se nos muestra una cruz paté encontrada en St. Mercurius y comparada con otra hallada en el monasterio rupestre de Gümüsler, también en Capadocia. os dejo el enlace por si es de vuestro interés en el que se desarrolla un extenso articulo sobre el lugar:  https://www.researchgate.net/publication/283503892_St_Mercurius_Underground_City

La ciudad destaca por su iglesia y su necrópolis pero también por sus piedras móviles (imagen 5). San Mercurio cuenta con multitud de ellas, las cuales con un sencillo mecanismo cerraban el paso al invasor.




Pero también podremos encontrar zonas habilitadas como dormitorios, establos para el ganado, pozos, depósitos de agua, espacios para encender el fuego y cocinar, lugares donde se producía aceite de linaza, pozos de ventilación, salas comunales, baños y tumbas.


 Hay una tumba apartada, conocida como Cámara Develi, en la que la población local, todavía hoy, hace ofrendas. Contigua a esta cámara hay otra en la que pueden verse talladas en la pared de piedra figuras de patos o cisnes.  

Capadocia, región de Anatolia  Central dominada por hititas, persas, Alejandro Magno, Roma, Imperio Bizantino, Imperio Otomano, Turquía... cruce de imperios e intereses. Pero también región horadada con miles de túneles en más de 200 escondidas ciudades. Imperios y religiones se han alzado y han caído en torno a estos singulares refugios subterráneos. Ciudades que además podrían estar unidas entre sí, lo cual añade otra incógnita a las planteadas al comienzo, ¿cómo se orientaban en el subsuelo para poder realizar tal unión? No lo sé, lo que si sé es que estos lugares plantean muchas más preguntas que respuestas... quizá, como pienso, se deberían reescribir muchas páginas de la Historia.

Salimos al exterior, a la luz de la tarde, a través de una de esas puertas protegidas, como no, por una de esas grandes piedras circulares. Fuera, nos esperan las mujeres locales para ofrecernos su artesanía.




Comentarios

Entradas populares de este blog

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

ORDEN TEMPLARIA. CASTILLO DE MIRAVET (Miravet.Tarragona).

ROCA CABALLERA. Calaceite (Teruel).

SANTA MARÍA DE EUNATE (Muruzábal. Navarra).