ORDEN TEMPLARIA. SANTA MARIÑA DE AUGAS SANTAS.

ORDEN TEMPLARIA. SANTA MARIÑA DE AGUAS SANTAS.

    Nos encontramos en un especial paraje de la máxica Galicia, un conjunto histórico y arquitectónico en el que se mezclan tradición, historia, leyendas y, cómo no, vestigios en piedra del paso del Temple por el lugar. Veremos restos romanos, celtas, iglesias románicas, fuentes milagrosas...

    Comencemos por la leyenda. Muy cerca de la pequeña localidad de Santa María de Augas Santas existió una población galaico-romana conocida como Armea donde vivía una joven y huérfana cristiana, en el siglo II, llamada Mariña. Cuando Olibrio, prefecto romano, la conoció se encaprichó por ella.  Ante su resistencia y a la negativa de abjurar de su fe, la quinceañera Mariña, padeció muchos martirios. Sin embargo, ninguno consiguió vencer la férrea voluntad de la chica que, además, sanaba milagrosamente a los tres días. Al fin fue condenada a morir abrasada en un horno. Santa Mariña, indemne, se aproximó a unas pétreas pilas. Vamos a acercarnos a todo ese mítico lugar.

    A poco más de dos kilómetros de la actual población existía un castro del que apenas quedan restos (imagen 1). Cerca de este emplazamiento existen unas pilas rectangulares, las Pioucas de Santa que están rodeadas por un muro formado por piedras procedentes del castro (imagen 2). Según la tradición estas pilas siempre tienen agua y es milagrosa, buena para la vista, los dolores de muelas y el reuma. La creencia afirma que para sanar es necesario llevar en la espalda dos piedras con forma de ídolo y dar tres o nueve vueltas al interior del recinto. La explicación histórica se relaciona con un lagar de vino o aceite romano.

 
  
    Junto a las pilas se levanta un roble (imagen 4) que no es el legendario Gran Carvallo da Santa (legendario árbol de 9 metros de diámetro que sangraba si se le hendía con un hacha) pues este fue destruido por un rayo (hay una referencia en 1945 de un acuerdo para poder vender su madera. A sus pies existe otra piedra con forma de oreja que también tiene agua permanentemente y, según creencia, propiedades curativas, en este caso relacionadas con el oído. 



    A unos doscientos metros vamos a encontrar un nuevo punto de interés. Desde mi punto de vista de sumo interés. Se trata del Forno da Santa, aquel supuesto horno en el que se intentó abrasar a Mariña. Se halla en una enigmática cripta de una basílica inacabada (imagen 3). En la cripta se cree que hubo un enterramiento megalítico del que quedan restos de un corredor. Algunos lo consideran una Pedra Formosa. Las Pedras Formosas son estructuras semienterradas, de planta rectangular y con varias estancias. Se encuentran situadas en fértiles lugares arqueológicos con abundante agua. Unos opinan que podían funcionar como baños de vapor, como lugar de iniciación de los jóvenes o como horno crematorio de castros próximos. Otros creen que son elementos arquitectónicos de la antigua Callaecia romana. Una singular respuesta al sincretismo religioso entre la cultura romana de la Cibeles frigia y la cultura celta de la diosa Cailleach. En el impresionante habitáculo nos encontraremos elementos mágicos y misteriosos como grabados paganos, un gran altar, una pequeña piscina, extraños relieves o lápidas mortuorias con relevantes símbolos grabados en ellas. Alguno de estos símbolos tiene un carácter visigótico (imágenes 5,6,7 y 8)



    Sobre todo ello, se comenzó a elevar la inconclusa basílica de la Ascensión. De tal tarea se ocupó la Orden del Temple.


    Cabe preguntarse qué importancia tenía este lugar, una simple aldea en un bosque gallego, para ese despliegue de medios y recursos. Y más, ¿por qué se abandonó el proyecto? Se cree que fue por un desplazamiento de la población a la actual Santa Mariña de Aguas Santas (donde estaban las cenizas de la santa) y donde se iba a construir una iglesia. Puede ser, pero no me parece motivo suficiente o único.

    En la zona encontraremos asimismo restos de una vivienda romana del siglo I d. C. (imagen 11) y también de una calzada del gran imperio (imagen 12).

       

    Pero volvamos a la localidad de Santa Mariña de Aguas Santas, a Santa Mariña y a su leyenda. Al final, Olibrio ordenó que la decapitaran. La cabeza, al caer al suelo, rebotó tres veces y así nacieron otros tantos manantiales que podemos ver en el exterior de la iglesia. En la cercana ermita de San Tomé el santero llenará nuestros recipientes con agua procedente del pozo de la santa (imagen 13). Este agua se esparce por casas, tierras y personas para apartar poderes maléficos.


    En cuanto a la iglesia parece que existió un templo anterior del siglo VIII o IX sobre el que se construyó el mausoleo o Camarín da Santa que hoy se encuentra en el interior de la iglesia. El edificio actual data de finales del siglo XII. En un principio, la iglesia estaba administrada por unos canónigos regulares de la orden de San Agustín, 12 clérigos y un prelado, que dependían del monasterio de Celanova. Fueron los que comenzaron su construcción. Será la Orden del Temple a comienzos del siglo XIII quien la concluirá. La iglesia tiene tres naves (imagen 14)  y un falso triforio. En la parte superior de cada una de las naves se encuentra un rosetón que da luz a la iglesia.

          

 
    Observaremos gestos de esa época constructiva templaria como la típica cruz paté o los extremos laterales de la fachada se componen de dos pequeñas torres circulares rematadas por sendas bóvedas de media naranja con aspecto militar, defensivo. La portada es muy sencilla, un tímpano vacío, dos arquivoltas apuntadas y unos capiteles con motivos vegetales.




    Una vez en el interior nos sorprende su gran volumen. las naves se dividen en cuatro tramos y acaban en sus correspondientes tres ábsides. La cubierta de piedra fue sustituida por la actual de madera hacia el siglo XVI. Los capiteles tienen casi todos motivos vegetales, solo hay unos pocos historiados. Ya en el exterior, en la parte posterior del templo encontraremos la fuente de la santa con sus tres caños. Una última recomendación, no dejéis de callejear por la población. 




    Misterioso enclave, bien merece una visita.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

ORDEN TEMPLARIA. CASTILLO DE MIRAVET (Miravet.Tarragona).

ROCA CABALLERA. Calaceite (Teruel).

SANTA MARÍA DE EUNATE (Muruzábal. Navarra).