SAN ADRIAN DE SASABE. (Borau.Huesca)



SAN  ADRIAN SASABE. (Borau. Huesca)




    En esta ocasión vamos a visitar un lugar muy especial, creo que único. Está  situado a unos cuatro kilómetros de la localidad oscense de Borau. Se trata de San Adrián de Sasabe. El monasterio fue mandado construir por el señor Galindo Aznárez en el siglo XI, sobre otro visigodo. Actualmente sólo encontraremos una particular ermita (imágenes 1 y 2).


     El monasterio tuvo una gran relevancia en su momento. Fue uno de los monasterios más significativos de Aragón, siendo sede de los primeros obispos aragoneses. Actualmente el título de los obispos de Sasabe lo obtienen los obispos que son auxiliares y no tienen aún sede titular. Relacionado con esta vinculación episcopal existe una inscripción en piedra a un lado de la puerta lateral (imagen 3): "HIC REQVIESCVNT TRES EPISCOPI" (Aquí descansan tres obispos). Esta puerta lateral comunicaba posiblemente con el claustro del antiguo monasterio.

     Comencemos por las singularidades. El edificio se encuentra ubicado en la confluencia de los barrancos Cancil y Lúpan, y por debajo del cauce del río Lubierre que pasa a una docena de metros. Bien, como supondréis el terreno tiene una terrible humedad. La cimentación del templo no es sobre roca, sino sobre troncos de sabina.

      Dada su particular ubicación, las continuas crecidas del río a través del tiempo semienterraron el templo, de hecho, se accedía al mismo por la ventana que se encuentra encima de la portada principal. Alrededor de 1960 el antiguo ICONA la desescombró la iglesia y mostró su verdadera estructura. Lamentablemente no se excavó en la parte sur que es donde se supone se encuentra el antiguo monasterio.

     En San Adrián encontraremos una nave única, de buena altura, orientada y acabada en ábside semicircular al este (imagen 14). En este templo románico veremos mezclarse elegantemente el arte de los maestros lombardos con las nuevas técnicas de la emergente Jaca. Observaremos similitudes con la cercana Santa María de Iguazel.


La portada al oeste se haya en un volumen ligeramente adelantado. Se compone de tres arquivoltas y el guardapolvo es de ajedrezado jaqués (imagen 4). Hay  señales de que tuvo un, ahora desaparecido, tejaroz protegiéndola. Los capiteles son muy distintos, el de la izquierda,bien conservado, con motivos vegetales, muy jaqués. (imagen 5).El de la derecha se encuentra muy deteriorado, se adivinan figuras antropomorfas (imagen 6).Es un poco más pequeño, lo que se compensa añadiendo una pieza con un collarín sogueado. Hay autores que sostienen que en origen existiría un tímpano, hoy por hoy desaparecido o expoliado.





    Accederemos bajando seis escalones que en época de exceso de agua se convierten en pequeñas cascadas. Estructuralmente el interior se compone de una cabecera formada por un cilindro absidal cubierto por bóveda de cuarto de esfera. Existen tres largos vanos que vierten luz trinitaria al altar. Delante un presbiterio corto lombardo con bóveda de medio cañón. Tres escalones sobre elevan todo este espacio sacro.En los laterales dos puertas, la sur comunicaría con el desaparecido claustro monacal. Tiene arco de medio punto y ajedrezado jaqués (imagen 8). La del norte nos permite en acceso a una sobria torre (imagen 7). En esta torre veremos unos sobresalientes sillares y un vano aspillerado, seguramente defensivo.


     Unos últimos apuntes sobre el interior. Al pie de la nave encontramos una pila cuadrada, creo que de especial significado e importancia (imagen 9). Circundando toda ella un pequeño canal excavado en el suelo encauza el agua y cuyo rumor, si cerramos puertas y ojos nos producirá un efecto relajador y tranquilizador. Como vemos el agua es la protagonista en todo momento. Sus constructores buscaron edificar en contacto con ella, de ahí su ubicación. En el interior esta relación es más íntima, en las paredes existen oquedades, a distintas alturas, de las que mana agua que recogerán los canales, incluso en el ábside (imagen 10). El altar se encuentra rodeado por canalizaciones. Es como si el agua sacralizara el lugar. Personalmente soy de la opinión de que el templo actuaría como un nilómetro del lejano Egipto, marcando por medio de las oquedades y de la cuadrada pila la cantidad de agua que tendríamos ese año tras el deshielo.



     Unos últimos apuntes sobre el interior. Al pie de la nave encontramos una pila cuadrada, creo que de especial significado e importancia (imagen 9). Circundando toda ella un pequeño canal excavado en el suelo encauza el agua y cuyo rumor, si cerramos puertas y ojos nos producirá un efecto relajador y tranquilizador. Como vemos el agua es la protagonista en todo momento. Sus constructores buscaron edificar en contacto con ella, de ahí su ubicación. En el interior esta relación es más íntima, en las paredes existen oquedades, a distintas alturas, de las que mana agua que recogerán los canales, incluso en el ábside (imagen 10). El altar se encuentra rodeado por canalizaciones. Es como si el agua sacralizara el lugar. Personalmente soy de la opinión de que el templo actuaría como un nilómetro del lejano Egipto, marcando por medio de las oquedades y de la cuadrada pila la cantidad de agua que tendríamos ese año tras el deshielo.

El santo al que está advocado el templo está relacionado con el agua. San Adrián era un oficial de las milicias de Maximiliano; casado con Natalia, ambos eran cristianos. Adrián no quiso renunciar de su fe por lo que fue torturado y su cuerpo arrojado al fuego, pero una tromba de agua apagó la pira. Natalia se reunió con él caminando sobre las aguas.

 San Adrián de Sásabe también tuvo protagonismo en la historia del Grial. Existe diversa documentación de su presencia en el monasterio en su viaje a San Juan de la Peña y que finalmente recayó en Valencia en 1424.

     Sólo un último apunte y recomendación. Si decidís visitarlo os aconsejo hacerlo en primavera, tras el deshielo pues durante un par de semanas en esa época las paredes se cubren con una capa de musgo debido a la humedad, parece que están tapizadas.
     San Adrián de Sásabe, un lugar donde convergen historia, leyenda y belleza.




















    
     

Comentarios

Entradas populares de este blog

ORDEN TEMPLARIA. IGLESIA VIRGEN DE LA CARRASCA. (Bordón. Teruel).

ORDEN TEMPLARIA. CASTILLO DE MIRAVET (Miravet.Tarragona).

ROCA CABALLERA. Calaceite (Teruel).

SANTA MARÍA DE EUNATE (Muruzábal. Navarra).